Tecnologia

Los 6 (verdaderos) Mejores Altavoces Inteligentes 2019 – Comparación

Actualizado el 22 de marzo 2019

Tras varias horas de búsqueda, he podido terminar mi selección de los 6 mejores modelos de altavoces inteligentes disponibles en el mercado europeo.

El Google Home es mi favorito. El conjunto es agradable, al igual que el diseño. Es un modelo sólido con calidad tanto en el reconocimiento vocal como el sonoro, y cuyo precio es más que atractivo.

Si desea saber más sobre estos “gadgets”, le recomiendo echar un vistazo a mi guía de compras al final del artículo.

El mejor de los baratosEl mejor de gama mediaEl mejor de gama alta
Brother HL-L2350DWBrother MFC-L2750DWBrother HL-L8360CDW
Google Home MiniGoogle HomeApple HomePod
Ver en PC Componentes Ver en PC Componentes Ver en PC Componentes

Los mejores altavoces inteligentes baratos

He aquí dos altavoces que, sin ser caros, ya presentan buenas características. En cambio, no son los más eficaces en materia sonora, ya que su formato mini deja poco espacio para altavoces dignos de la marca.

Google Home Mini: el mejor barato

Google Home Mini

Ventajas
Diseño compacto
Buen rendimiento sonoro
Oferta variada de Google Assistant
Inconvenientes
Potencia limitada
Sin toma de audio

Aunque sea poco o nada sobre los altavoces conectados, probablemente haya oído hablar de Google Home. Este es su hermano pequeño, una especie de versión en miniatura (lo habrá imaginado al ver su nombre), el Google Home Mini.

Lo primero que destaco es su diseño original, pues tiene la típica forma de esas piedras redondeadas que se encuentran en las playas (de hecho, está disponible en un color gris muy similar al de dichas piedras, además de carbón y coral, ¡mi favorito!). Tiene un estilo que le permite mezclarse fácilmente con cualquier entorno. Es pequeña y ligera (174 g), y puede llevarla donde quiera.

Aunque a primera vista pueda parecer frágil, su ensamblaje es de calidad, al igual que sus materiales.

Como habrá notado, este dispositivo solo tiene un botón en la parte trasera, el que permite activar o desactivar el micrófono del asistente. Para controlar el volumen, basta con tocar el aparato: a la izquierda para bajarlo y a la derecha para aumentarlo. También tiene una serie de leds que se iluminan de manera más o menos intensa según el nivel de volumen.

En cambio, algunos usuarios se han quejado de que no es un modelo muy reactivo, lo que puede resultar molesto a la larga.

A pesar de su aspecto portátil, este aparato solo funciona si está enchufado a su cable micro-USB. Cuando está conectado, los leds se encienden y una voz le invita a descargar la aplicación Home.

Tras esto, solo tiene que introducir los códigos de acceso para conectarla a la red Wifi y configurarlo. Es más, la instalación de este aparato es sencillísima.

En cuanto al reconocimiento de voz, el Google Home Mini hace su trabajo a las mil maravillas. Responde a todas sus peticiones sin problema. El único aspecto negativo es que, a veces emite su propio sonido, por lo tanto, es necesario elevar un poco la voz.

En lo que se refiere al audio, me sorprende la calidad que presenta un dispositivo de tal tamaño. Obviamente no tiene una representación sonora perfecta, es más, falla un poco en los bajos, pero teniendo en cuenta que solo posee un altavoz, su sonido es más que correcto.

Es una lástima que no tenga una toma Jack, pues esto le permitirá conectarse a otros altavoces más potentes. Seguro que muchos también lo han pensado.

¿Y qué hay de Google Assistant? Para hacer que la interfaz funcione, basta con pronunciar las palabras clave “Ok Google” o “Di Google”, y luego utilizar el comando de voz. Google Assistant es capaz de responder a muchas de sus consultas y controlar su equipo doméstico, como bombillas inteligentes o incluso cámaras de vigilancia (compruebe siempre la compatibilidad con Google Assistant).

Aunque no fue el caso cuando se estrenó, este sistema le da tiempo para reflexionar mientras realiza una consulta, incluso reconoce lo que dice cuando acompaña su discurso con esos famosos “eh…” o “um…”. También puede reconocer diferentes voces y responder en consecuencia a la pregunta que se le formula, además posee una cierta memoria que le permite, por ejemplo, preguntarle dónde guardó su pasaporte (siempre y cuando le haya confiado dicha información… Google no es Nostradamus).

Al final, el Google Home Mini es una excelente opción para disfrutar plenamente de Google Assistant sin gastar demasiado. Práctico, eficiente, compacto y de diseño, este modelo es perfecto para comenzar en el mundo de la domótica.

Amazon Echo Dot (3ª generación): ideal en domótica, no tanto para la música

Amazon Echo Dot (3ème génération)

Ventajas
Compacto y discreto
Instalación sencilla
Potencia sonora
Inconvenientes
Cargador de la marca
Falta de finura sonora

En la misma gama de precios del Google Home Mini podemos encontrar una alternativa, pero con la voz de Alexa (y sus opciones, por supuesto).

En cuanto al diseño, aunque me gusta menos que el de Google, tiene el mérito de ser bastante compacto (pero más pesado: 300 gr). Se ofrece en tres tonos de grises, una tonalidad que lo hará perfecto para cualquier interior.

Presenta cuatro botones físicos: uno para cortar el micrófono, dos para ajustar el volumen y el último para dirigirse al asistente de Amazon, Alexa, sin tener que decir su nombre antes. Muy práctico, este último botón también se puede pulsar cuando desee cortar la lectura de una de sus respuestas. Alexa puede ser habladora de vez en cuando…

Su anillo led luminoso le informa sobre el estado del dispositivo según su color: azul (listo para recibir sus peticiones), naranja (conexión a Wifi) y rojo (micrófono desactivado).

Para instalarlo, es muy sencillo: se conecta el altavoz a la red eléctrica, descarga la aplicación “Alexa” y configura el asistente a través de los ajustes de la aplicación. Sin complicaciones.

En cuanto al reconocimiento vocal, como en el caso del Google Home Mini, a veces es necesario forzar la voz para hacerse oír. Además, apenas llega a reconocer las voces muy graves (al parecer, Alexa prefiere hablar con las chicas…).

En lo que respecta al sonido, este altavoz nos vuelve a sorprender. A pesar de su tamaño es capaz de proporcionar una potencia correcta. Sin embargo, los agudos se reproducen a duras penas. Afortunadamente, a diferencia del Google Home Mini, este altavoz incorpora un conector de audio que le permite conectarlo a un altavoz más potente por cable. De hecho, si quiere escuchar música realmente bien con este dispositivo, deberá hacerlo.

Como ya he mencionado, el asistente a bordo es Alexa. El punto fuerte de Alexa es su eficiencia en domótica, ya que muchos de los dispositivos inteligentes o electrónicos se han asociado con Amazon. También es eficaz en la personalización, ya que puede grabar rutinas (por ejemplo, puede configurarlo para que active o desactive la luz o la calefacción del baño…).

Sin embargo, en cuanto a la música, la elección es mucho más limitada que con Google Assistant, ya que Alexa solo le da acceso a Amazon Music Unlimited, Prime Music, Deezer y Spotify.

Aunque Google supere a Amazon en este aspecto, estos últimos se están actualizando continuamente con mejoras y nuevas “skills” para que Alexa sea lo más completa posible.

Al final, el Eco Dot de 3ª generación está más orientado a la gestión domótica que para la escucha de música. Si no fuera por su caprichoso reconocimiento de voz, podría ser mucho más eficaz en domótica.

Los mejores altavoces inteligentes de gama media

Le invito a descubrir los más célebres altavoces inteligentes del mercado entre 100-200€: fabricación sólida y eficaz, prestaciones enriquecidas, reconocimiento de voz mejorado y una mayor calidad musical.

Google Home: el mejor de gama media

Google Home

Ventajas
Diseño impecable
Buen equilibrio sonoro
Asistente reactivo
Inconvenientes
Sin toma de audio
Cargador de la marca

Tras haber visto el Mini, no podíamos no mencionar a su hermano mayor, el Google Home original. Que en su lanzamiento destacó por ser el primer altavoz inteligente en proponer Google Assistant en francés.

No es el más reciente del mercado, pero su calidad general lo convierte en una referencia incluso en la actualidad.

En cuanto al diseño, notará un cambio radical con respecto a los modelos anteriores: aunque la sobriedad sigue estando presente, es un modelo mucho más grande, pero siempre integrable en su interior.

Al igual que el Mini, solo tiene un botón físico en la parte trasera para activar o desactivar el micrófono. El resto pasa por la superficie superior táctil, pero a diferencia de su hermano menor, Google Home se presenta muy reactivo.

El principio de instalación es el mismo: conectar el altavoz (hay que enchufarlo…), instalar la aplicación Home en su smartphone y, por último, configurar el altavoz siguiendo los pasos marcados por la aplicación.

En cuanto al audio, esta vez tenemos un modelo de tres altavoces. Por supuesto, el tamaño general del recinto no le permite ofrecer una gran potencia, pero la presencia de estos últimos le permite devolver un sonido equilibrado, incluso en las frecuencias extremas. Si fuerza demasiado el volumen, se puede crear un efecto de distorsión. un efecto de distorsión).

Sin embargo, lamento una vez más la falta de una toma de audio que impida conectarlo a otro sistema de sonido por cable. Esto habría permitido a este dispositivo, por otra parte, muy competente en domótica, sobresalir realmente a nivel sonoro.

No me extenderé demasiado para hablar de Google Assistant, que ya ha sido presentado con el Mini. Como explico en mi guía de compras, sea cual sea el altavoz, Siri, Alexa y Google Assistant tienen las mismas funcionalidades.

Si este dispositivo tiene este lugar en mi selección, es porque tiene el mérito de proponer un diseño esmerado, una calidad material impecable, una ergonomía satisfactoria, y una calidad de audio muy respetable (aunque los más puristas no se contentan demasiado).

Amazon Echo Plus: centrado en la domótica

Amazon Echo Plus

Ventajas
Diseño trabajado
Toma de audio entrada/salida
Hub ZigBee
Inconvenientes
Calidad del audio un poco rezagada

Presentado por el gigante americano como una versión mejorada del célebre Amazon Echo (2ª generación), el Echo Plus es muy similar, pero un poco más ancho. AL igual que la versión Dot, estrenadas al mismo tiempo, este dispositivo se puede obtener en tres tonalidades diferentes de grises, por lo que resultará muy discreto en cualquier interior.

También tiene 4 botones físicos (subir/bajar volumen, apagar micrófono y activación de Alexa, a la que se puede acceder sin pronunciar su nombre). El anillo Led le informa del estado del altavoz.

Tampoco me detendré en su configuración, tan simple como la del Dot. Sin embargo, a diferencia de este último e incluso del clásico Echo, tiene un Hub llamado “ZigBee”, que permite un acoplamiento fácil y rápido con todos sus dispositivos conectados compatibles. No solo es capaz de grabar rutinas, sino también la hora para realizarlas. Además, posee un sensor térmico que se enciende cuando se alcanza una determinada temperatura. Amazon está apostando fuerte por la optimización de la domótica.

En cuanto al reconocimiento de voz, este altavoz nos trae buenas noticias: no es necesario elevar o forzar la voz para hacerse entender.

Si hablamos del sonido, el Eco Plus apuesta por dos altavoces ampliados en comparación con el clásico. Esto le permite ser notablemente más eficaz en los bajos, pero la representación general sigue careciendo de potencia y es desequilibrada, ya que los bajos y los agudos se apoderan de los medios y suaves. Sorprende que Dolby haya trabajado con Amazon para el diseño de este altavoz.

Afortunadamente, Alexa es perfectamente audible, y lo mejor es que este altavoz tiene un conector de audio de entrada y salida (debe configurar su uso desde la aplicación). ¡Es algo inédito y muy práctico!

Al igual que el Dot (pero no con la misma calidad), este dispositivo de Amazon no ha sido concebido inicialmente para la música, sino para la gestión domótica (donde sobresale). Al menos es de agradecer a la compañía americana, el hecho de haber integrado una toma de entrada/salida de audio.

JBL Link 20: una alternativa al Google Assistant

JBL Link 20

Ventajas
Buen rendimiento sonoro
Nómada e impermeable
Reconocimiento de voz excelente
Inconvenientes
La transportabilidad podría ser mejorable

Contrariamente a los altavoces que les he presentado hasta ahora, inicialmente diseñados como soporte para un asistente vocal, he aquí hay un altavoz compatible con un asistente vocal. Es por ello por lo que presenta un enfoque diferente.

En cuanto al diseño, es sencillo y sobrio, pero un poco menos elegante, en mi opinión, que los modelos anteriores. Esto se debe obviamente a su vocación “nómada”, pues no está destinado precisamente a adornar su salón.

Tiene una autonomía de 10 horas, pero se reduce si lo utiliza con el volumen al máximo (es respetable, pero no está a la altura de los mejores altavoces Bluetooth).

El diseño general es muy sólido, además está provisto de una certificación IPX7, lo que significa que puede resistir inmersiones en el agua de hasta un metro de profundidad durante 30 minutos. No hay riesgo si se moja, así que ¡a la ducha con buena música!

Presenta varios botones físicos: encendido/apagado, activar/desactivar el micrófono, ajustar volumen, poner la lectura en pausa y conexión Bluetooth.

Es compatible con Google Assistant. Puede usarlo para configurar su domótica, pero también para disfrutar de su música desde su cuenta de Deezer, Spotify o Google Music, o de su emisora de radio favorita a través del servicio gratuito de TuneIn.

El reconocimiento vocal no tiene defectos: con su micrófono 360° reacciona bastante bien, y funciona tanto en un entorno tranquilo como ruidoso. Es una ventaja real en comparación con lo que hemos visto hasta ahora.

En cuanto a la calidad de audio, contrariamente a lo que se podría creer por su forma, este recinto no proporciona un sonido 360° sino que está equipado con altavoces distribuidos en ambos lados. A pesar de esta configuración estereofónica asombrosa, el sonido es limpio, preciso y relativamente homogéneo (aunque puede detectarse una distorsión en los graves).

Esto le permitirá escuchar música con una buena calidad, y lo mejor de todo, es que no tiene que estar enchufado para funcionar.

Al final, yo recomiendo este dispositivo a las personas que buscan un recinto musical, pero con funciones “Smart”. Sin embargo, me decepciona un poco su rendimiento de audio, que, si bien es satisfactorio en los modelos dedicados principalmente a la domótica, podría mejorarse aún más. Asimismo, el efecto nómada de este recinto tendría un mayor impacto si fuera un poco más portátil (es decir, un poco menos voluminoso y un poco más resistente).

Los mejores altavoces inteligentes de gama alta

En esta categoría propongo dos modelos que se distinguen por su calidad de fabricación. Son dispositivos excelentes por los que hay que apostar fuerte.

Apple HomePod: el mejor de gama alta

Apple HomePod

Ventajas
Acabados impecables
Reconocimiento de voz excelente
Buen rendimiento sonoro
Inconvenientes
Concepto Apple abusivo
Ninguna tecla permite desactivar el micrófono
Precio elevado

Si Google Assistant y Alexa no le convencen, tal vez Siri lo haga.

El Apple HomePod es el altavoz inteligente propuesto por la famosa manzana americana y, lo menos que se puede decir, es que el diseño es fiel a la imagen general de la marca: sobrio, sin florituras, elegante. Personalmente, es un poco soso para mi gusto, pero cada uno tiene su propia opinión (lo prefiero en blanco).

A diferencia de los altavoces anteriores, será difícil encontrarle un buen sitio en el salón, ya que sus dimensiones son más bien generosas.

El HomePod no presenta botones físicos: todo pasa por la plataforma superior táctil. El ajuste del volumen es claramente visible (un “+” y un “-” están impresos en la pantalla), mientras que el resto se encuentra en diferentes modos de apoyo y representación (por ejemplo: un apoyo corto permite iniciar la reproducción de la música, mientras que un apoyo largo permite despertar a Siri sin tener que interpelarla). Es un hábito que hay que tomar, además, el sistema es reactivo. Sin embargo, es una lástima que no posea un botón para desactivar el micrófono. Para ello hay que pasar por la aplicación o hacer el ridículo y pedírselo a Siri.

Su instalación es sin duda la más sencilla de toda mi selección: acerque su iPhone al altavoz, espere, ¡y listo!

En cuanto al reconocimiento vocal, no hay problema: es eficaz tanto en un entorno silencioso como ruidoso, y solo deberá levantar la voz cuando use el altavoz para que Siri le oiga.

¿Y qué decir del audio? Pues el HomePod está pensado como un recinto musical equipado con un asistente y no al revés. Por lo tanto, su representación sonora ha sido bien trabajada. De hecho, la representación es muy buena, bien equilibrada, y no se observa casi ninguna distorsión. ¡Sobre todo si lo pone junto a una pared! El HomePod es capaz, gracias a un acelerómetro integrado, de detectar las paredes y los obstáculos y adaptar su calibración en consecuencia. Y extrañamente, la representación es más agradable si pone el recinto cerca de una pared que en el centro de la habitación.

Sin embargo, Apple ha ido bastante lejos en cuanto al uso propietario de sus dispositivos. Incluso para una conexión Bluetooth, por ejemplo, si tiene un Samsung no podrá realizarla. ¡Solo los aparatos Apple pueden enviar y recibir la señal!

Otro aspecto que me ha llamado la atención es que incluso si tiene una cuenta en Spotify, no podrá utilizarla directamente en el HomePod, pues solo acepta Apple Music e iTunes Cloud Library.

Si no está equipado/a completamente con Apple, le aconsejo que siga su camino…

En resumen, es un altavoz excelente, con acabados de calidad, buen reconocimiento de voz, buen sonido y una adaptación de respuesta según posición que resulta realmente interesante. Si es aficionado a los productos de la manzana, este altavoz le gustará.

Sonos One: una opción musical para Alexa

Sonos One

Ventajas
Diseño agradable
Calidad del audio
Multiroom
Inconvenientes
Sin salida de audio por cable

Termino mi selección con un altavoz inteligente Hi-Fi que integra a Alexa. Si bien se anunció que también se incorporaría a Google Assistant durante el 2018, lamentablemente no es el caso a la hora de escribir estas líneas.

En cuanto al diseño, personalmente, me gusta bastante su forma y su sobriedad, lo que lo convierte en un activo elegante en su interior. Todo es bastante sólido y los acabados son ejemplares.

Posee un panel de control táctil situado en la cara superior, además de un botón físico que permite desactivar el micrófono. El panel tiene el mérito de ser muy reactivo, tanto al tacto (para poner en pausa, por ejemplo) como al deslizamiento (para pasar de una pista a otra).

Al igual que los modelos anteriores, su instalación es muy sencilla, ya que la aplicación le guía paso a paso, además de la información luminosa que le informa sobre el estado del dispositivo.

¡Cabe señalar que este modelo también puede utilizarse en pareja estéreo e incluso como altavoz surround!

La calidad sonora está presente con una representación a la vez homogénea y natural, aunque le aconsejo optar por una solución de dos altavoces (o más según la configuración de su espacio) para tener realmente una buena representación espacial.

Este aparato se distingue porque ofrece una de las configuraciones multirooms más eficaces, además de una configuración sencilla y rápida. Y todo ello con un sistema sonoro extremadamente estable (no hay cortes intempestivos, como ocurre a menudo con otras soluciones multirooms).

El multiroom de Sonos es muy agradable por su integración directa a una multitud de plataformas de streaming musical. De hecho, ofrece más de 30 servicios, incluyendo Spotify, Google Play, Soundcloud, Deezer o incluso Bandcamp. Esto permite simplificar y acelerar la navegación y la búsqueda de títulos. Y, por supuesto, puede transmitir música almacenada en su biblioteca musical o su smartphone.

Lo recomiendo a aquellas personas que buscan ante todo una solución de audio de calidad, aprovechando al mismo tiempo la tecnología Smart, y que quieran lanzarse eficazmente al universo del multi-room. No puedo esperar para ver a este dispositivo con Google Assistant.

¿Cómo elegir su altavoz inteligente?

El altavoz inteligente es un “gadget” práctico, sobre todo si une sonido y control inteligente. Pero ¿cómo elegir el adecuado? ¿Cuáles son los criterios a tener en cuenta?

El interés de un altavoz inteligente

El altavoz inteligente integra un asistente de voz (Amazon, Alexa, Google Assistant…), que, si se utiliza correctamente, puede simplificar su vida diaria. Basta con preguntar a su altavoz para poder escuchar música, saber el tiempo que va a hacer, noticias, etc.

Los dispositivos con Amazon Alexa, Google Assistant y Siri permiten incluso controlar una serie de objetos conectados compatibles, lo que le permite crear una especie de red. Por ejemplo, si tiene bombillas inteligentes, es posible controlar la iluminación por voz.

Así que el altavoz inteligente está al servicio de lo que llamamos domótica.

La ergonomía

Al igual que un altavoz tradicional, hay que verificar que sea fácil de usar, que disponga de controles completos y que su instalación sea sencilla.

También es importante echar un vistazo a las opciones de conectividad (si tiene o no puerto de entrada/salida audio, si puede conectarse a otros dispositivos…).

El reconocimiento de voz

Como deberá hablar al dispositivo, debe comprobar si este responde: ¿reacciona correctamente ante cualquier timbre de voz? ¿Reacciona de la misma manera en un entorno silencioso, en un ambiente agitado o cuando él mismo emite sonidos?

La calidad de sonido

El hecho de que el recinto sea inteligente no significa que deba influir principalmente en su segundo objetivo: escuchar música.

Todos los modelos (excepto quizás el Echo Dot) que le propongo permiten escuchar música correctamente, pero quizás los más exigentes no estarán muy de acuerdos.

Si desea que el sonido emitido por su altavoz esté correctamente equilibrado, deberá poseer al menos dos altavoces, uno para los medios y los agudos y otro para los bajos.

Este último debe tener un diámetro lo suficientemente grande como para poder ofrecer una escucha potente. Por esta razón, los dos primeros dispositivos de mi selección, los “mini”, no serán adecuados para todos. Sin embargo, siempre es posible tener uno de ellos y conectarlo a un sistema de audio más grande.

Si quiere reproducir sus canciones almacenadas en la nube, Alexa y Google Assistant dominan este servicio. También es bueno saber que los altavoces vienen con más de 30 servicios en línea.

Por otra parte, hay que señalar que la calidad del audio se refiere a la calidad de la escucha… Pero también a la calidad de la voz del asistente. Si esta voz es ininteligible, no le servirá de mucho…

La plataforma de asistencia vocal

Sea cual sea, Siri, Alexa y Google Assistant tienen características diversas y variadas. En cuanto a la asistencia vocal, tendrá que elegir un bando.

Si quiere contar con varios, tendrá que aferrarse a una sola plataforma. Yo recomendaría Alexa a las personas que quieren una configuración de Smart home, pues es el mejor asistente de voz cuando se trata de trabajar con otras máquinas Smart home.

Google Assistant será su elección para funciones más básicas y orientadas a las preguntas y la música.

Por último, los aficionados de Apple se decantarán obviamente por Siri.

La personalización

Amazon y Google ofrecen la posibilidad de registrar diferentes usuarios. También pueden reconocer las diferentes voces y responder de acuerdo con la base de datos o historial previo de cada usuario.

Siri y Cortana, al contrario. Estas no pueden registrar diferentes usuarios, lo que limita las posibilidades de personalización.

Las aplicaciones y alarmas

Todos los asistentes vocales pueden poner alarmas, cronómetros, crear listas, como la de la compra, por ejemplo. Con Alexa y Google Assistant incluso puede compartir las listas entre las diferentes cuentas.

Alexa, Google y Siri también pueden activar cronómetros y alarmas, lo que es la mar de práctico, por ejemplo, si realiza una receta de cocina que requiera la realización de múltiples tareas.

En conclusión, ¿qué altavoz inteligente elegir?

Lo primero que debe preguntarse es si está pensando en comprar este altavoz para fines domóticos o para tener un recinto musical compatible con un asistente vocal.

En lo que respecta a la gestión domótica, los recintos compatibles con Alexa se elevan hacia la parte superior de la cesta, ya que este asistente se coloca en cabeza en la actualidad.

Si no le importan las opciones musicales, el Amazon Echo Dot (3ª generación) es una elección muy indicada y, sobre todo, barata. Aun así, el Amazon Echo Plus tiene el mérito de ser más versátil, facilitar enormemente el acoplamiento de sus aparatos y permitirle una escucha musical agradable.

Por supuesto, Google Assistant también se muestra muy completo en el campo, y sus altavoces inteligentes tienen el mérito de proporcionar un sonido de calidad tanto para el excelente Google Home, como el Google Home Mini.

Por último, si está pensando en utilizar su altavoz con fines musicales, y el asistente le es una opción secundaria, le aconsejo que oriente su elección en función de su preferencia de interfaz, o, sobre todo, por los dispositivos inteligentes que ya posea.

Si es un Apple Fan, el Apple HomePod es la mejor opción, a pesar de su precio. Por su parte, el Sonos One compensa eficazmente la debilidad de los altavoces de Amazon en materia de prestaciones sonoras.

En cuanto al JBL Link 20, no cabe duda de que representa una buena opción es la opción si desea un recinto portátil, capaz de acompañarle desde su habitación al salón mientras pasa por el baño… Eso sí, siempre y cuando acepte el asistente de Google.

Menciones honorables

Amazon Echo (2ª generación): Si le gusta Amazon Alexa y quiere disfrutar con una potencia de sonido un poco más alta que el Dot, pero sin gastar tanto como en el Eco Plus, esta es la solución intermedia. Sin embargo, en comparación con el Echo Plus, tiene menos calidad sonora y menos reconocimiento vocal, además de no incluir ni el Hub ZigBee, ni la salida de audio doble, ni el sensor térmico.

Amazon Echo Spot: en la línea de los “Echo”, he aquí un modelo que, si bien no se distingue especialmente por sus cualidades sonoras (un poco como sus congéneres), resulta muy práctico gracias a la pantalla táctil que integra, y que hace de reloj cuando está en espera.

Ultimate Ears Megablast: esta es una muy buena opción si quiere tener a Alexa en modo portátil. Este dispositivo de Ultimate Ears se adorna con una certificación IP67 (protección contra el polvo y la inmersión hasta 1 metro durante 30 minutos) y una buena potencia sonora. Pero el mejor equilibrio sonoro solo se logra si se empuja el volumen a fondo, lo que es una lástima, y su configuración es mucho más pesada que cualquier cosa que le haya propuesto.

Google Home Max: si no le importa la transportabilidad de su altavoz, el modelo Max de Google podría ser el adecuado para usted. Por su tamaño, consigue integrar altavoces capaces de proporcionarle un sonido potente y equilibrado, pero carece de opciones de personalización para un dispositivo que pretende ser musical.

Marshall Stanmore II Voice: este es un modelo fiel a la gama Marshall (lo que significa que la calidad sonora está más que presente), y que tiene la particularidad de existir en dos modelos, uno que le permite conversar con Google Assistant, y otro con Alexa. Una opción para aquellos que son intransigentes con la calidad del sonido.

Sobre el Autor

Ramsés El Hajje

Ramsés ha realizado sus estudios universitarios en Lenguas Modernas en Canarias, Rabat y Grenoble, especialización en francofonía. Actualmente es el Responsable de Internacionalización & Traducción en Selectos.

Deja un comentario

>