Tecnologia

Las 6 (verdaderas) Mejores Cámaras Réflex 2019

Actualizado el 11 de octubre de 2019

Tras varias horas de investigación y un exhaustivo examen de unos 16 modelos del mercado actual, hemos seleccionado las mejores cámaras réflex del momento. Nuestra favorita es la Canon EOS 800D, pues presenta una excelente relación calidad/precio.

Es un aparato que permite una buena toma en mano, ofrece una gran calidad de imagen y es lo suficientemente polivalente para adaptarse al mayor número posible de usuarios.

 

Mejor barataMejor gama mediaMejor gama alta
Canon EOS 800DNikon D7500Nikon D500
Canon EOS 800DNikon D7500Nikon D500
Tras su bajada de precio y su agradable toma en mano, este modelo es perfecto para los principiantes que buscan una cámara polivalente.Pequeña joya de la gama D7 de Nikon, esta cámara ofrece una calidad de imagen impecable y un renderizado casi profesional.Ideal para profesionales que no quieran gastar demasiado, la calidad del procesador y la imagen son excelentes.
EUR 561,00EUR 919,00EUR 1.635,00
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

 

¿Por qué confiar en nosotros?

El equipo de redacción de Selectos dedica miles de horas en sus búsquedas con el fin de analizar y comparar productos, para escoger aquellos que ofrecen la mejor relación calidad/precio.

No tenemos artículos patrocinados. A veces recibimos comisiones cuando compra un producto desde nuestros enlaces, lo que nos permite financiar nuestro trabajo. Y por supuesto, somos totalmente imparciales. Para saber más.

 

¿Cómo hemos hecho nuestra selección?

Aunque las cámaras réflex están muy presentes en el mercado de los aficionados y el público en general, éstas no convienen a todo el mundo, pues los parámetros suelen ser difíciles de configurar.

En cambio, si la configuración manual no le asusta y busca un cámara polivalente y eficiente, ¡entonces están hechas para usted!

A pesar de que este tipo de cámaras están pensadas para el sector profesional, las posibilidades de uso de son muy variadas, como nos cuenta la fotógrafa Gema Hernández, que lleva años utilizando una Canon 6D para realizar desde retratos y bodas, hasta cortometrajes, pues destacan por sus objetivos intercambiables, gran calidad de imagen y opción de vídeo.

  • La ergonomía: lo que hace particular a una réflex son las múltiples configuraciones que proponen (apertura del diafragma, la velocidad de obturación, equilibrio de los blancos, la sensibilidad, etc.). Por supuesto, es necesario dominarlos a la perfección para un uso acertado (incluso si todas las réflex también disponen de un modo automático o semiautomático, que puede facilitarle la vida de vez en cuando). Pero esto solo puede ser posible si todos los parámetros son intuitivos y, sobre todo, fácilmente accesibles.
  • La calidad de imagen: al contrario de lo que se suele pensar, la calidad de imagen no está únicamente ligada al número de megapíxeles, sino también a otros factores como el sensor o el visor, que tienen una gran influencia en la claridad y definición de las fotos.
  • El sensor: las réflex suelen tener un sensor más grande que las compactas, este produce menos ruido y permite una captura más rápida y una mejor imagen. Muchas réflex de gama básica contienen un sensor APS-C, menos costoso pero igualmente más pequeño y menos sensible a la luz. Si tiene los medios y no le importa la compacidad, preferirá una cámara con sensor «full frame» (o «de formato pleno»), con la que la sensibilidad y la profundidad del campo sean normalmente más elevados.
  • El objetivo: las réflex permiten particularmente cambiar de objetivo y controlar su profundidad de campo. Una simple compacta tiene solo un objetivo para todos los contextos, mientras que la réflex le empujará a escogerlos en función del resultado que desea obtener. Un verdadero aislamiento de la parte trasera  permite verdaderamente aumentar el valor.
  • El visor: los híbridos se desmarcan de las réflex al tener un EVF: un visor electrónico.  Las réflex utilizan espejos, por lo tanto, podrá ver directamente lo que va a fotografiar, a través del objetivo. De hecho, verá por el visor como a través de sus ojos y no el resultado final de la fotografía.  La principal ventaja es que evita el problema del estado latente entre el objetivo y la pantalla, que puede ser molesta para apuntar a un sujeto en movimiento. Pero el inconveniente, es que no podrá ver el resultado final.
  • El estabilizador: evitar que sus fotos sean borrosas, mejor vale optar por una cámara que integre un sistema de estabilización eficaz. Sobre este principio, dos grandes escuelas se enfrentan en el ámbito de las réflex: los que integran este estabilizador en su objetivo, de modo que le sea perfectamente adaptado (Canon, Nikon) y los que lo integran en el mismo aparato (Pentax). Es en parte lo que puede explicar la diferencia de precio entre los objetivos de ciertas marcas.
  • La autonomía: como su funcionamiento es menos electrónico, suelen tener una mejor autonomía Aunque estas varían en función de la gama de precios en la que quiera invertir. Un consejo: independientemente de si la autonomía de su cámara es buena o no, siempre es recomendable tener una batería de repuesto.

Una primera búsqueda nos ha permitido aislar 16 cámaras réflex actualmente muy conocidas en el mercado. Para cada una de ellas, hemos consultado diversos tests y pruebas especializadas, además de diferentes blogs de fotógrafos, con el fin de identificar los puntos fuertes y los defectos de cada modelo, centrándonos especialmente en la calidad de imagen y la ergonomía. Ocho de ellos se descolgaron de nuestra selección tras la primera criba.

Tras ello, hemos recolectado un gran número de comentarios de numerosas webs (webs de ventas, tests, blogs especializados, canales de YouTube…) inglesas y españolas (para más exhaustividad) para afinar aún más nuestra selección.

Al final, pudimos escoger las 5 cámaras réflex con la mejor relación calidad/precio del momento. 

 

Las mejores cámaras de fotos réflex baratas

Con un presupuesto limitado, la competencia con las cámaras de fotos híbridas es feroz.

Es por ello que nos hemos centrado únicamente en aquellos modelos que sean polivalentes, ofrezcan una buena toma de mano y sean accesibles para los principiantes, pero eso sí, con una calidad de imagen que pueda competir contra las híbridas de la misma franja de precios.

 

Canon EOS 800D: la mejor barata

Ventajas
Interfaz muy intuitiva
Buena toma en mano
Autoenfoque impecable
Calidad de imagen admirable
Inconvenientes
Autonomía media
Sin 4K

Este primer aparato no tiene nada de gama de entrada, pero dada la constante reducción de precio que ha sufrido, este modelo del 2017 posee ahora un precio más razonable. ¿Por qué me gusta? Pues está llena de útiles y entretenidas funciones para los novatos sin reducir su libertad de uso y la complejidad adecuada para los más experimentados.

Con su aleación de aluminio y su carcasa de policarbonato, ofrece un buen agarre y solidez con solamente 532 gramos. En cambio, es una lástima que no hubiera un trabajo suplementario para el revestimiento exterior, que pese a la calidad de sus materiales, se asemeja mucho a un plástico barato.

La pantalla articulada de 3″ dispone de una muy buena resolución.  Es fácil de coger, gracias a un menú simplificado que gestiona bastante bien el nivel de complejidad de su uso.

Podemos contentarnos viendo los menús más básicos, que no ofrecen dificultad alguna y muestran resultados positivos. Pero no por ello Canon se abstiene de ofrecer una gran libertad de utilización a aquellos que saben aprovecharlo.

A nivel de conexión, encontramos un puerto SD y micro-USB… Así como un puerto de entrada para micrófono, algo poco habitual dentro de esta gama de precios. El aparato está equipado con Wifi y un dispositivo NFC, además de bluetooth de bajo consumo.

La aplicación Camera Connect permite explorar y exportar fotos, pero también controlar el aparato a distancia, algo que resulta muy interesante a la hora de realizar una foto en grupo.

El autoenfoque ofrece 45 puntos de reconocimiento: el más alto dentro de esta gama de precios. El mantenimiento completo de la AF con el T7i es verdaderamente bueno y realza considerablemente la relación calidad-precio.  La detección es rápida e intuitiva. Su eficiencia de detección de objetos en movimiento ha sido mejorada en este modelo, gracias al sistema métrico RGB+IR.

Con 49 puntos de enfoque repartidos sobre una cuadrícula de 7×7, y gracias a la rapidez del sistema táctil, la asistencia manual es simple y eficaz. Es mucho mejor que la mayoría de las cámaras de foto híbrida, como podéis constatar en este artículo, donde algunos autoenfoques llegan a decepcionarnos.

Desde el punto de vista de la calidad de imagen, si el número de Mpx no ha cambiado (aunque sabemos que eso no es lo que cuenta) se esperan novedades. El sensor APS-C CMOS de la gama Rebel se ha rejuvenecido con la promesa de un mejor control de ruido.

Este nuevo sensor acompaña el DIGIC 7, un procesador gráfico de nueva generación que puede gestionar 10 veces más de información que su predecesor, el DIGIG 6, y puede mejorar la gestión de ruido. Por otra parte, el aparato puede elevarse de esta manera hasta los 51.200 ISO. Sin embargo, yo os desaconsejo su utilización más allá de los 12.800, ¡algo que no está nada mal! La gama de blancos también es impecable y la textura se gestiona muy bien para un aparato de tal precio.

El HDR (“High Dynamic Range”: práctico para las fotos de paisajes gracias a un procesador que utiliza diferentes modos de exposición) es un buen esfuerzo, incluso sin esperar ningún milagro por ese precio.  Sin embargo, presenta un buen rendimiento, ya que los sujetos a contraluz son salvados de la mala exposición con un contraste respetuoso y una bella intensidad de colores.

¡Qué pena que el vídeo siga limitado al HD con 60 imágenes por segundo! Una opción 4K hubiera sido apreciada por aquellos que de igual manera quieren practicar con el vídeo.

Por otra parte, la autonomía solo mantiene unas 600 fotografías en uso real, un rendimiento correcto para un aparato equipado con Bluetooth y Wifi, pero menor que el de la Nikon D5600 de la que les hablaré luego.

Al final, entre las numerosas mejoras aportadas por Canon y la reducción de precios, es una cámara fotográfica perfecta para debutar en el mundo de la fotografía. Cómoda de utilizar tanto para los principiantes como para los veteranos, ofrece el nivel de polivalencia que buscaba para esta comparativa: es un modelo adaptado al gran número de personas que no se dejan nada en el camino.

 

Nikon D3500: la alternativa barata

Nikon D3500

Ventajas
Muy compacta
Gran reactividad
Excelente autonomía
Ideal para los principiantes
Inconvenientes
Comandos no personalizables
Conectividad minimalista
La pantalla no es orientable ni táctil

La gama base de Nikon se divide en dos grupos. Las D3xxx como aquellas (siendo la D3500 el  último modelo de la gama) que ofrecen una puerta de entrada asumible y cómoda al mundo de las cámaras réflex, y las D5xxx como la D5600, que encontraréis más tarde, que son más óptimas para aquellos que buscan un poco más de funcionalidades y un mejor control creativo sobre sus fotos.

Lanzada a finales del 2018, reúne todas las características de éxito de esta gama, aportando algunas mejoras que son siempre bienvenidas.

En cuanto al diseño, esta vez la D3500 de 2918 se aleja un poco de su predecesora para acercarse a la ergonomía de la D5600. Compacta (415 g) y sólida a pesar de sus acabados en plástico; presenta una empuñadura que facilita enormemente su uso. Evidentemente, con un cuerpo tan ligero, todo objetivo que fijemos para la foto parecerá monstruoso y podría desequilibrar. Sin embargo, esto es algo insólito, y para nada desagradable.

En lo que se refiere a sus prestaciones, el visor óptico está basado en un modelo pentaespejo, común en los modelos de gama baja. No es el mejor diseño posible, pues el visor es un poco estrecho y solo permite cubrir el 95% del campo de acción. Es un poco problemático.

La pantalla posee un tamaño cómodo y una buena colorimetría, pero ni es táctil ni orientable, lo que es normal en esta franja de precios, pero que pueda frustrar a más de uno.

En lo que respecta a la conexión, nos encontramos frente a un aparato bastante minimalista: la cámara posee una tarjeta SD y un puerto de carga micro-USB (es sorprendente no encontrar un USB-C en un aparato tan reciente). El puerto para el micrófono, es inencontrable, siendo algo realmente malo en vista de su calidad de captura de vídeos, pues la D3500 puede grabar en Full HD hasta 60 ips (sin embargo, no tiene 4k).

En lo que se refiere a la calidad de imagen (¡imagino que es un factor muy importante para usted!).  La Nikon D3500 soporta un sensor de talla APA-C CMOS, como muchas réflex de la misma gama, y sus 24Mp son bien explotados. Si usted decide escoger el kit con objetivo que le propongo, obtendrá resultados muy satisfactorios, pero se aconseja optar por un objetivo más potente si realmente quiere explotar todas las características de captura (la cubierta también está disponible, pero su precio ronda lo mismo que vale el kit con el objetivo).

 

Las mejores cámaras de fotos réflex de gama media

Para esta sección hemos seleccionado dos modelos que, gracias a una reducción de precios, actualmente se encuentran disponibles a un precio razonable.

Son cámaras cuya calidad de imagen es digna de los modelos profesionales, y todo ello siendo accesibles para los principiantes y con una calidad material más que decente.

 

Nikon D7500: el mejor de gama media

Nikon D7500

Ventajas
Sensor magnífico
Muy buenas prestaciones ISO
Sistema de AF
Resistencia a la intemperie
Inconvenientes
Falta de funciones en el modo vídeo

He aquí de nuevo un aparato de gama alta del 2017 que hoy en día se encuentra a un precio más que interesante, lo que me ha permitido introducirla en la gama media.

En primer lugar, solamente pesa 640 gramos a pesar de un sistema de sellado que la hace resistente a las inclemencias del tiempo. Los materiales utilizados aseguran su solidez, así como el confort del agarre.

En cuanto al visor que ofrece, ¡madre mía! – 100% de campo visual. Desgraciadamente no se trata de un sensor «full frame» (los botones equipados a este tipo de sensores siguen siendo, por lo general, muy caros), sino de un sensor APS-C 23,5 x 15,7 mm.

La pantalla táctil de 3.2″ es inclinable y su colorimetría ofrece una versión fiel de la fotografía. Su función táctil es muy reactiva.

A nivel de conectividad física, estamos ante algo muy completo que corresponde con su presupuesto. Encontramos una salida de HDMI para un streaming directo sobre una pantalla, un puerto SD, una toma de micro y audio, y un puerto de carga micro-USB (bueno, habría sido preferible un USB-C, pero no voy a rechistar). Y en materia de conexión inalámbrica, lo tiene todo: WiFi, Bluetooth de bajo consumo (SnapBridge) y NFC.

El enfoque automático nos ofrece no menos de 51 puntos de reconocimiento del sujeto. Además, el procesador está especialmente programado para reconocer los grupos – una novedad que apareció con la D810. De hecho, Nikon a mejorado la detección de sujetos en movimiento con una adquisición del enfoque y aislamiento del segundo plano.

El tracking 3D está conectado con un sensor RGB para una reactividad impecable y una gran precisión.  Esto permite al enfoque automático ser uno de los más rápidos de esta comparativa con unas prestaciones comparables a las de la D500, con la cual comparte algunos componentes.

En lo que respecta a la calidad de imagen, la Nikon D7500 cumple todas las expectativas.

En modo ráfaga propone 8 ips JPEG. El sistema métrico ofrece prestaciones más que satisfactorias con un balance de blancos y contrastes impecables. El sensor RGB sirve a su vez para asistir el auto enfoque, y ajustar los parámetros de la imagen en función del contexto de exposición.  El resultado es impresionante, con vivos colores y bien equilibrados, que son a la vez fieles y reforzados.

La sensibilidad ISO abarca de 100 a 51.200, con una muy gran flexibilidad. Incluso con un ISO 12.800 el resultado es muy bueno. Es a 25.600 cuando el nivel de detalles comienza seriamente a sufrir.

Al fin, el HDR es digno de la evolución de las réflex, con resultados más apreciables en una franja de precios abordables. Conviene salvar los detalles de sombra en una foto particularmente expuesta y a proporcionar una imagen siempre satisfactoria.

A nivel de captura de vídeo, tenemos lo que esperábamos por este precio. La calidad del sensor y el soporte 4K hacen de ella una cámara completamente fiable si la montamos sobre un trípode. Los vídeos se graban a 30 ips por el 4K y a 60 ips por el Full HD.

Además, la autonomía de 950 fotografías constituye una buen rendimiento ¡cuando sabemos toda la tecnología que D7500 traerá!

Finalmente, todo queda completamente asequible para un principiante como yo, la Nikon D7500 propone una calidad de imagen  impecable, incluso increíble, con una resultado casi profesional. 

 

Canon EOS 80D: la alternativa de gama media

Canon EOS 80D

Ventajas
Tecnología AF eficiente
Bien optimizada para el vídeo
Pantalla orientable y táctil
Resistente a la intemperie
Inconvenientes
Sin 4K
Sin resistencia reforzada

Volvemos con otro modelo de Canon un poco más antiguo, pues data del 2016. Está provisto de un procesador menos potente (el Digic 6) que el EOS 800D que le he propuesto en la sección anterior. Sin embargo, si está en esta selección, es porque representa una de las mejores opciones en materias de cámaras réflex de grabación, gracias a su sistema de enfoque automático Dual Pixel, mucho más eficiente que el de Nikon.

Es un poco más pesado que los modelos anteriores (730 g), aunque la toma en mano es agradable, al igual que la ergonomía de los menús.

Como la pantalla puede bascular horizontal y verticalmente, garantiza una buena maniobrabilidad a la hora de realizar fotos o grabar algo. Una de las razones por la que es tan afamada en este sector.

Con un visor del 100% y su excelente reactividad (el combo entre Digic 6 y Dual AF funciona muy bien a este nivel), es un aparato muy agradable de utilizar en cualquier circunstancia.

Posee 24 Mpx y alcanza hasta 1600 ISO. A partir de esa cifra, el suavizado se vuelve más presente. 

Pero como ya hemos dicho, es en vídeo donde destaca. No filma en 4K, pero sí en Full HD 60 ips (normal dada su edad). Aunque gracias al Dual AF, el seguimiento del objetivo se realiza suave y correctamente, ofreciendo un rendimiento impecable.

Al igual que la Nikon anterior, su conectividad es completa: Wifi, Bluetooth, NFC, HDMI, toma de audio, micrófono… En lo que concierne a la autonomía, alcanza alrededor de las 960 fotos.

Al final, este aparato, que aunque sea más “viejo”, ha sabido mantener sus referencias gracias a la calidad de sus vídeos y su excelente tecnología Dual AF. Es una elección ideal si desea sacar buenas fotos, o si suele grabar vídeos con regularidad.

 

Las mejores cámaras de fotos réflex de gama alta

En esta sección hemos seleccionado aparatos APS-C (semi)profesionales que, sin elevar mucho los precios, ofrecen una calidad de imagen y un auto-zoom maravillosos sin afectar a su intuitiva ergonomía. 

 

Nikon D500: la mejor de gama alta

Nikon D500

Ventajas
Autoenfoque muy potente
10 ips en modo ráfaga
Excelente calidad de fabricación
Imágenes increíbles
Inconvenientes
Un poco pesada (760g)
Sin controles táctiles

Esta cámara encaja perfectamente con los entusiastas y amantes de la fotografía que buscan un aparato fotográfico compacto, ligero y lleno de opciones.

En lo que se refiere al diseño, posee una estructura en aleación de magnesio con una carcasa que soporta las inclemencias del clima.  Pero en consecuencia, no es la más ligera del mercado, pues tiene un peso de ¡760 gramos!

A algunos les parecerá bueno que el peso sea superior al de otros competidores. Un aparato más pesado es también más estable, y el agarre que ofrece es un verdadero placer.  Aunque no integra el sensor full frame, nos ofrece uno nuevo que tiene el mérito de ofrecer un 100 % del campo visual.

La pantalla no está articulada sino en un eje, lo que es posiblemente poco, dado el precio elevado. Con sus 2,3Mpx ofrece la mejor resolución de esta comparativa y una calidad de imagen ultra fiel.  No obstante, hay que destacar la necesidad de pasar por los botones físicos para acceder a determinadas opciones, ya que no es posible mediante el modo táctil. Personalmente, prefiero esta configuración, pero comprendo que a otros pueda molestarle.

Desde el punto de vista del sistema de conexión, ofrece las mismas opciones que la D7500, salvo por una excepción: pues puede contener dos tarjetas SD, lo que le permite mejorar la capacidad de la memoria. También dispone de WiFi, un chip NFC y de Bluetooth via SnapBridge.

El autoenfoque contiene evidentemente (no vamos a pagar por nada) unas prestaciones ridículas. Hay 153 puntos AF – ¡tres veces más que la D7500! Los fotógrafos deportivos y de acción tienen poco de qué quejarse: es extremadamente rápida y precisa. Sin embargo, el resultado es menos óptimo a este nivel, en base a la luminosidad.

En calidad de imagen, este modelo presenta una sensibilidad ISO que va de 100 a 51.200 – ¡ampliable a no menos de 164.000! – es como decir que lo esperamos a la vuelta de la esquina. Incluso a 25.600, el contraste no me molesta, pues para mí, la imagen debe ser totalmente explotable (pero de nuevo, todo depende del contexto de utilización de esta imagen).

Abarca también un nuevo sensor RGB 180,000 pixels para gestionar el metraje y la gama de blancos y mejorar considerablemente el autoenfoque. El rendimiento de este sensor permite compensar los sujetos sobre-expuestos, evitando los defectos de la inmensa mayoría de las réflex.

El HDR es también muy eficaz, con gráficos contrastados y vibrantes, sea cual sea el contexto de la exposición. En captura de vídeo, nos ofrece evidentemente un soporte 4K – indispensable dentro de esta franja de precios – desde 30 ips hasta 60 en Full HD, con una opción de slow-motion. Sea para una foto o para un vídeo, el sistema de estabilización física permite obtener un resultado muy satisfactorio, incluso cuando grabamos a mano.

¿Se estará preguntando si tal bestia deberá tener poca autonomía? ¡Pues no! Su batería está en armonía con el excelente aparato, almacenando hasta 1240 imágenes, todo ello, a pesar de las numerosas funcionalidades que presenta (puede que por eso sea pesada después de todo…).

Al final, la D500 es una excelente cámara réflex. Satisfará sin ninguna duda a los entusiastas como a los profesionales limitados por su presupuesto.  Propone unas prestaciones impresionantes, y tiene grandes posibilidades de convencer a los aficionados de la fotografía deportiva, gracias a sus impecables resultados sobre sujetos en movimiento.

Si la D7500 se impone en la calidad de su procesador gráfico, la D500 es la campeona de la velocidad. Es particularmente una elección muy buena si usted ya tiene un objetivo DX, que ofrece los mejores resultados con este aparato.

 

Canon EOS 90D: la mejor de gama alta

Canon EOS 90D

Ventajas
Caja tropicalizada
Excelente reactividad
Buena ergonomía
Inconvenientes
Sin USB-C
Alisado a partir de 1600 ISO

 

Menciones honorables

Canon EOS Rebel SL3 / EOS 250D: salida en primavera del 2019, este modelo ya se ha hecho un hueco entre las mejores cámaras de fotos réflex dada su excelente relación calidad/precio, su autoenfoque rápido y su magnífica calidad de imagen. Sin embargo, aunque anuncia que es capaz de grabar en 4K 30 ips, no es muy buen a este nivel, ya que su estabilización electrónica es mejorable.

Nikon D5600: este aparato es muy polivalente, ya que ofrece funcionalidades tanto para los aficionados como para a los expertos, además de ser menos limitada que la gama D3XXX. Su autoenfoque es correcto y ofrece una buena calidad de imagen. A pesar de su bajo precio, posee Wifi y NFC, además de alcanzar las 820 imágenes de autonomía.

Canon EOS 6D Mark II: este aparato de bajo precio con sensor 24×36 se beneficia de las últimas tecnologías de Canon, como el procesador Digic 7 y la tecnología Dual AF, que lo vuelve más reactivo y le permite realizar imágenes de calidad. En cambio, no puede grabar en 4K, ni tiene toma de audio, lo que hubiera sido más que bienvenido dada su franja de precios.

 

En conclusión, ¿qué cámara réflex elegir?

La Canon EOS 800D es el modelo que recomendamos a los principiantes de las réflex. Su toma en mano es cómoda, su ergonomía bien pensada y ofrece excelentes imágenes con ajustes la mar de simples. Aunque su polivalencia y opciones de personalización la vuelven muy agradable de usar a largo plazo. 

Por otro lado, la Nikon D7500 lleva un poco más de trabajo, pero las imágenes que ofrecen son impecables, con un renderizado digno de algunos aparatos profesionales. Su sensor, su autoenfoque reactivo y su diseño reforzado son algunos de sus puntos fuertes.

Para acabar, la Nikon D500 roza los aparatos profesionales, y seguro que muchos fotógrafos la poseen como cámara adicional cuando quieren utilizar una cámara más compacta. Gracias a reactividad y calidad de su autoenfoque y su excelente gestión del modo ráfaga, es un aparato ideal para las fotografías en movimiento.

Mejor barataMejor gama mediaMejor gama alta
Canon EOS 800DNikon D7500Nikon D500
Canon EOS 800DNikon D7500Nikon D500
Tras su bajada de precio y su agradable toma en mano, este modelo es perfecto para los principiantes que buscan una cámara polivalente.Pequeña joya de la gama D7 de Nikon, esta cámara ofrece una calidad de imagen impecable y un renderizado casi profesional.Ideal para profesionales que no quieran gastar demasiado, la calidad del procesador y la imagen son excelentes.
EUR 561,00EUR 919,00EUR 1.635,00
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

Sobre el Autor

Ramsés El Hajje

Ramsés ha realizado sus estudios universitarios en Lenguas Modernas en Canarias, Rabat y Grenoble, especialización en francofonía. Apasionado de la poesía y los viajes, actualmente es el Responsable de Internacionalización & Traducción en Selectos.

Deja un comentario

>