Tecnología

Las 6 (verdaderas) Mejores Cámaras de Foto Híbridas 2019

Actualizado el 2 de octubre 2019

Tras varias horas de investigación, hemos establecido nuestra comparación de las mejores cámaras híbridas actualmente disponibles en el mercado.

Nuestra favorita es la Panasonic Lumix GX9, que presenta una calidad de imagen fantástica, excelente autoenfoque, excepcional calidad de imagen, un diseño sólido y ergonómico, y todo por un precio más que razonable.

 

Mejor barataMejor gama mediaMejor gama alta
Sony A6000Panasonic Lumix GX9Sony Alpha A7 III
Sony A6000Panasonic Lumix GX9Sony Alpha A7 III
Aunque sea del 2014, está perfectamente al día gracias a su calidad de imagen y su conectividad. Su precio es más que atractivo.Este modelo presenta una gran compatibilidad de objetivos y la calidad de imagen es fantástica, sobre todo a nivel de detalles.Este modelo sintetiza todo lo que esperamos de un modelo de gama alta: rapidez, autoenfoque, gran autonomía, calidad de imagen, etc.
EUR 425,00EUR 615,00EUR 1.961,00
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

 

¿Por qué confiar en nosotros?

El equipo de redacción de Selectos dedica miles de horas en sus búsquedas con el fin de analizar y comparar productos, para escoger aquellos que ofrecen la mejor relación calidad/precio.

No tenemos artículos patrocinados. A veces recibimos comisiones cuando compra un producto desde nuestros enlaces, lo que nos permite financiar nuestro trabajo. Y por supuesto, somos totalmente imparciales. Para saber más.

 

¿Cómo hemos hecho la selección? 

Mientras la cámara híbrida gana cada vez más terreno en el mercado de la fotografía, incluso entre los profesionales, el comprador sigue enfrentándose a la misma tesitura: ¿cómo elegir una buen cámara híbrida y en qué se diferencian del resto de modelos?

Por este motivo, nos pareció necesario reposicionar la cámara híbrida frente a las cámaras de fotos compactas y las cámaras réflex, para definir sus propias particularidades.

Hay 2 grandes aspectos que diferencian las cámaras híbridas de sus rivales:

  • El funcionamiento: a diferencia de las cámaras réflex, las híbridas están diseñadas sin espejo (de ahí su nombre en inglés, mirrorless) y se apoyan fuertemente en la electrónica (las réflex se basan enteramente en la mecánica). Por lo tanto, tienen un funcionamiento que las acerca a los modelos compactos, pero que es más modulable (por ejemplo, se puede cambiar el objetivo).
  • La talla y el peso: como no poseen espejos, son más compactas que las réflex. Sin embargo, los aparatos de gama alta están ganando cada vez más tamaño, mientras que las réflex tienden a miniaturizar.

Una primera revisión nos ha permitido identificar una quincena de modelos actualmente conocidos en el mercado europeo. Por lo tanto, hemos seguido cotejando las pruebas realizadas en diferentes webs francófonas y españolas especializados en el ámbito de la fotografía, centrándonos, además de en la calidad de imagen, en los siguientes criterios:

  • La ergonomía: Como los modelos híbridos tienen más ajustes manuales que los compactos, es necesario que todos ellos sean intuitivos, y que los botones sean fácilmente bajo los dedos, por ejemplo, permitiéndole ajustar el objetivo con una mano y los otros parámetros con la otra.
  • El sensor: Un sensor más grande suele captar más luz y detalles. De hecho, los híbridos, que por lo general tienen uno más grande que los compactos, ofrecen una mejor calidad de imagen en general. Sin embargo, algunos híbridos en busca de ser más compactos optan por sensores más pequeños, algunos incluso de «1 pulgada». 
  • La estabilización: cada vez más híbridos se dotan con un estabilizador óptico (el más popular es el de 5 ejes) y algunos de ellos permiten coordinar la estabilidad del sensor y el objetivo. Para una estabilidad perfecta, también puede elegir un trípode
  • El visor: Técnicamente, ya que no hay espejo, las cámaras híbridas no están equipadas con VF (ViewFinder). Sin embargo, cada vez más a menudo tienen un EVF (retorno digital de la pantalla). Al contrario que un espejo, permite mostrar varias informaciones técnicas, incluyendo las cuadrículas, el ISO, la apertura, zoom digital… Algo que los VF ópticos no puedes mostrar. 
  • La compatibilidad: En términos generales, es raro que un objetivo de la marca A sea compatible con B. Le aconsejamos tomar la pregunta a la inversa: si un objetivo le parece ser particularmente adecuado para el tipo de fotos que desea tomar, consulte la lista de dispositivos compatibles y haga su elección.
  • La conectividad: Las cámaras híbridas suelen ser los modelos con mejor conexión: Bluetooth, Wifi, NFC, y no es raro que acoplen todas estas opciones. Esto, generalmente le permite transferir rápidamente sus fotos a una aplicación, en Cloud, un correo, o sus redes sociales.
  • La autonomía: Aquí, las cámaras híbridas no tienen nada que hacer frente a las réflex. En comparación con la autonomía media de 800 imágenes, para las híbridas, la media es de 350. Esto es fácil de explicar: el funcionamiento de las réflex sigue siendo principalmente mecánico, donde los híbridos necesitan muchos componentes digitales.

Gracias al examen de estos criterios, una decena de modelos se desprendieron de nuestra selección inicial. Por lo tanto, los hemos dividido examinando atentamente las opiniones de los usuarios, que hemos consultado tanto desde el punto de vista profesional, como de usuarios aficionados. Para ello, hemos recorrido las secciones de comentarios de numerosas webs de venta, de pruebas, blogs aficionados y profesionales, e incluso canales de YouTube.

Las respuestas de los usuarios, tanto francófonos como españoles, nos han permitido presentar los siguientes modelos como las seis mejores cámaras híbridas del momento, cada una en su gama de precios.

 

Las mejores cámaras de foto híbridas baratas

Bajo la barrera de los 500€, numerosos modelos ofrecen multitud de funcionalidades, pero una calidad de imagen discutible.

Hemos decidido tomar este problema a la inversa, sacrificando ciertas opciones de las que se pueden prescindir fácilmente cuando no se practica la fotografía de forma profesional, como la pantalla táctil o el NFC. Con procesadores gráficos y una buena calidad general, (además de su precio) estas cámaras son ideales para comenzar.

 

Sony A6000: la mejor barata

Sony A6000

Ventajas
Muy buena calidad de imagen
Procesador Bionz X muy eficaz
Chip NFC
Compatible con la app PlayMemories Camera, completa e intuitiva
Inconvenientes
No tiene pantalla táctil
El menú es un caos
Activación un poco lenta

Abrimos nuestra selección con un modelo que,  aunque sea del 2014, sigue estando la mar de vigente.

En cuanto al diseño, aquellos que ya conocían la muy reputada NEX de Sony, no se extrañarán. La A6000 es muy compacta, incluso con todas las características que ofrece. Y a pesar de su pequeño tamaño, su empuñadura de goma o su excelente toma en mano.

Esto es importante para las cámaras híbridas tan pequeñas y ligeras, pues uno está tentado a sostenerla con una mano. Aunque la pantalla no es táctil, tiene la ventaja de ser orientable (entre 90º de alto y 45º de bajo).

La toma en mano es bastante intuitiva. Aunque los botones son limitados, son configurables para acceder a las opciones que más utilice, y son más que bienvenidos. Aun así, aunque los menús y submenús sean ricos… o un poco, ¡no lo son como debería! De hecho, a veces carecen de lógica, y puede rápidamente perderse buscando una u otra función mientras está en el siguiente menú (un poco caótico…).

Para una mayor velocidad a la hora de compartir, el A6000 cuenta con un chip NFC y conectividad Wi-Fi. Esto le permite exportar sus fotos a la aplicación PlayMemories Camera de Sony, y acceder a una gran cantidad de características, como el intercambio instantáneo a algunas redes sociales. Los controles remotos son compatibles con la mayoría de los teléfonos Android e iOS, así como con las tablets, desde las que se puede crear Time Lapses. Las numerosas opciones agradables de este dispositivo, a pesar de su edad, vienen con nuevas características y actualizaciones.

La Sony A6000 es el primera híbrida de Sony que combina su procesador de memoria Bionz X con un sensor que incorpora su última tecnología de autoenfoque híbrido. El sensor dispone de 179 puntos dedicados a la detección de fase y distribuidos en el 90 % del campo. Esta fase de detección se complementa con 25 puntos de mira dedicados a la detección de contrastes. Al final, esto le da un autoenfoque muy vivo… ¡Lástima que su encendido sea un poco lento!

El Bionz X es un chip que tiene una ventaja considerable en el campo de la reducción de ruido, especialmente cuando se toma fotos con una alta sensibilidad ISO. La imagen permanece perfectamente legible, y especialmente hermosa hasta 3200 ISO. Más allá de eso, hay un gran riesgo de aparición de ruido: ciertos detalles de la imagen consiguen un efecto algo pictórico y helado.

El balance de blancos automático es otro de los puntos fuertes del chip Bionz X. Este permite producir colores muy fieles, incluso bajo luz artificial. Y si es quisquilloso, puede acceder a la configuración específica para corregir el resultado.

Su autonomía, usando la pantalla LCD, alcanza las 300 fotografías. Está en la media de este rango de precios. Es recargable a través de micro-USB. Si desea utilizarla más tiempo, hay un modo EVF (mira electrónica), que gasta menos energía.

Al final, la A6000 puede sorprender a más de uno, porque es un modelo que a pesar de su edad, posee un procesador muy eficaz y una conectividad  adelantada a su tiempo, sobre todo en lo que a conexión se refiere. Además, la caída de precios desde el 2017 la convierte en un modelo extremadamente competitivo hoy en día.

 

Canon EOS M100: la alternativa barata

Canon EOS M100

Ventajas
Compacta
Pantalla táctil y orientable
Buena calidad de imagen
Flash Integrado
Inconvenientes
Sin EVF
Sin vídeo 4K

Un poco más reciente en el mercado (verano 2017), la Canon EOS M100 es probablemente la más compacta de todas las híbridas de la gama Canon. Para ser perfectamente honesto, a primera vista, yo había pensado que era pura y simplemente un dispositivo compacto, y no un híbrido.

También disponible en negro y gris, es en blanco la que prefiero, porque le otorga un aspecto muy moderno y limpio con este color.

En la parte superior de la cámara tiene una perilla de control de modos (automática, foto y vídeo), el botón de encendido, el de grabación y una perilla de control en el medio de la cual está el gatillo. No hay defectos de ergonomía, todo es fácilmente accesible con los dedos.

Por el contrario, le reprocho que no integre una empuñadura, que se encuentran generalmente en los híbridos, y que participa plenamente en su toma en mano y estabilidad. Como puede verse, se ha puesto el énfasis en la portabilidad.

Su pantalla de 7,5″ es sensible al tacto y orientable a 90º. Aquí se pueden configurar diversos parámetros, y para los principiantes, se puede ver el modo “Creación asistida”, que le ayuda a entender el BA de los diferentes ajustes.

Funciona con tecnología AF Dual, junto con el procesador Digic 7. Como ya he mencionado en mi artículo sobre las cámaras réflex, se trata de un procesador gráfico bastante nuevo, que permite manejar diez veces más información que su predecesor, el Digic 6, y puede mejorar aún más la gestión del ruido.

Su rango ISO se extiende así de 100 a 25.600 ISO, pero el ruido aparece a partir de los 1.600 ISO (es decir, menor que la Sony).

Aunque es mejor para la fotografía, por otra parte es un clásico en vídeo, con grabación Full HD de hasta 50 ips. Es una pena que no tenga 4K, dada su reciente aparición en el mercado. Pero la calidad general está ahí, con hermosos colores fieles. Aunque es un tanto lamentable que el dispositivo solo tenga un sistema electrónico de estabilización, que no siempre es suficiente para compensar los movimientos del usuario.

En cuanto a la conectividad, cuenta con conexión Bluetooth y WiFi, pero no NFC. Es una lástima, pero en mi opinión, a menos que practique la fotografía profesionalmente no es necesario.

Al final, es una cámara híbrida cuyo funcionamiento está a la imagen de su aspecto: clásica y minimalista. Claramente, está destinado al público en general que quiere una buena calidad de imagen y algunas opciones de ajuste, todo por un precio realmente muy dulce.

 

Las mejores cámaras híbridas de gama media

Es en este rango de precios donde comenzamos a tener, combinado con la calidad de imagen, una verdadera libertad de usuario.

Los dos aparatos que hemos elegido para esta sección se distinguen particularmente por su ergonomía y su toma en mano intuitiva y agradable.

 

Panasonic Lumix GX9: la mejor de gama media

Panasonic Lumix GX9

Ventajas
Imagen de calidad
Excelente autoenfoque
Gran nivel de personalización
Flash Integrado
Inconvenientes
Autonomía media
Conectividad limitada
Sin chip NFC

Este modelo lanzado al mercado en 2018, se ha labrado una gran reputación debido a su gran compatibilidad con objetivos de otras marcas.

En cuanto al diseño, la cámara tiene una capa de cuero con textura que cubre todo el aparato. Los materiales utilizados son nobles y agradables al tacto: todas las partes están hechas de aluminio, incluyendo las perillas de ajuste.

Hay pocos botones en la GX9, esto se debe en gran medida a la pantalla táctil LCD que se encuentra en su parte posterior. Esta es ajustable a unos 80° para un tiro más cómodo. El visor, por otro lado, es ajustable 90°, lo que es muy apreciable en términos de ergonomía.

Pero la novedad, es la adición de un nuevo menú «usuario», que permite reagrupar todos los ajustes personalizados. Por lo tanto, es posible ajustar la configuración en unos pocos segundos para no perder la foto. Y también tiene EVF (¡hurra!) y un pequeño flash retráctil. En resumen, es simple y eficaz.

En cuanto a la conexión, hemos visto mejores, especialmente teniendo en cuenta la juventud del modelo: tiene un conector HDMI, un conector micro-USB y… eso es todo.

Y aunque tiene WiFi y Bluetooth, la ausencia de NFC es un error para esta gama de precios. Sin embargo, este dispositivo es compatible con la app de Panasonic. Y ahí puede encontrar casi todo: opciones para compartir, gestión de archivos, control remoto, regreso a la pantalla, pero también retoques rápidos antes de la publicación. Se actualiza con frecuencia, y es una de las aplicaciones de foto mejor valoradas en Google Play, a pesar de la intransigencia de los usuarios.

El autoenfoque se puede ajustar incluso en el modo EVF, a través de la pantalla táctil. Esto último hace que cualquier corrección sea muy fácil, porque la precisión del toque es suficiente para definir el tema de su fotografía a primera vista.

Su puesta a punto es rápida y precisa, y ofrece un muy buen seguimiento del tema, sobre todo gracias a la función de detección de caras.

En lo que se refiere a la calidad de imagen, está a la orden del día incluso en los niveles más altos de ISO. Esto significa que puede llegar fácilmente hasta 3200 ISO, pero incluso es posible llevarla hasta 6400, sin casi detectar ningún ruido.

La colorimetría es fiel y equilibrada, con un excelente acabado. Incluso con poca luz, el resultado sigue siendo satisfactorio.

Por otra parte, uno de los principales defectos de este modelo es su autonomía: solo unas 300 imágenes. Es algo negativo para esta gama de precios Sin embargo, además de usar EVF, Panasonic ofrece un modo Eco, que consiste en cortar el visor tras unos segundos, de acuerdo con sus ajustes. Esto le permite ahorrar hasta unas 450 imágenes.

Compacta, completa, práctica e inteligente: la Panasonic GX9 es una de las mejores cámaras híbridas de gama media. La calidad de la imagen es fantástica, con un nivel de detalle que pocos dispositivos pueden producir a un precio tan razonable.

 

Fujifilm X-T30: la alternativa de gama media

Fujifilm X-T30

Ventajas
Buena reactividad
Diseño trabajado
Excelente ergonomía
Inconvenientes
Sin estabilizador integrado
Conectividad limitada

La X-T30 es la versión 2019 de la gama X de Fujifilm, quien debutó en 2014 con la X-T1, el primer híbrido de la marca en adoptar un look réflex.

Y el resultado está bastante logrado. Se nos presenta aun aparato compacto, con apariencia vintage, tacto agradable y un buen revestimiento de cuero texturado.

Cada botón cae perfectamente en la posición de los dedos y muchos de ellos son personalizables. Los diales traseros son clicables, y el joystick permite realizar un ajuste rápido del colimador.

Posee una pantalla táctil y orientable verticalmente, pero no es tan sensible como la de Panasonic.

En cambio, esta cámara posee un procesador de 4 núcleos que le permite ser muy reactiva. Esto la convierte en un excelente modelo para las tomas rápidas.

Es un poco más susceptible al ruido que su competidora de Panasonic, ya que se empieza a notar un poco de suavizado a 1600 ISO, mientras que los detalles comienzan a perderse a 3200 ISO. Aun así, la colorimetría está bien controlada.

En cuanto al vídeo, también puede grabar en 4K 30 ips, o incluso en Full HD 60 ips. Sin embargo, se necesita urgentemente un sistema de estabilización del sensor.

Su conectividad, en fin… De nuevo, sigue siendo muy básica. Posee una entrada de HDMI, una toma USC-C, Bluetooth y Wifi. Para esta gama de precios, no es demasiado.

Finalmente Fujifilm nos propone un excelente modelo híbrido para un presupuesto relativamente razonable. Los usuarios apreciarán particularmente su reactividad y ergonomía, pero la ausencia de un estabilizador le ha hecho perder varios puestos frente a la Lumix GX9.

 

Las mejores cámaras híbridas de gama alta

Cuando hayamos superado la barrera de los 1000€, la calidad de imagen va mucho más allá de lo que podría ofrecer un modelo para aficionados. Para esta sección no hemos centrado en el diseño, las características periféricas y los materiales utilizados.

Los modelos que le presentamos no hacen muchas concesiones. De hecho, son consideradas modelos (semi) profesionales.

 

Sony Alpha A7 III: la mejor de gama alta

Sony Alpha A7 III

Ventajas
Calidad de imagen
Buena autonomía
USB-C
Inconvenientes
Autoenfoque mejorable
4K limitado a 25 ips

Termino mi selección con una cámara que ha sido aceptada unánimemente desde su lanzamiento, aunque, por mi parte, me convence menos que las dos anteriores. Esta es la Sony Alpha A7 III, versión 2018 de la famosa gama A7 del gigante japonés, que trae muchas mejoras.

En cuanto a la ergonomía, nada de qué quejarse. El diseño es muy bueno, con una empuñadura destacada y bastante agradable de coger gracias al cuero artificial, y el conjunto de los botones distribuidos a la derecha del aparato, que facilita los ajustes con una sola mano.

Su EVF es muy brillante, y su pantalla táctil de buena definición (incluso si es un poco menor que en la A7 II) es ajustable.

Tiene un autoenfoque muy eficiente de 963 puntos en plena luz y francamente, también es correcto en poca luz. Sin embargo, es bastante lenta de encender, y aunque tiene la función de detección facial, es menos efectiva que la Lumix GX9 (de gama media), porque el tiempo de latencia entre dos imágenes es bastante largo. Es una lástima.

Este modelo integra un nuevo sensor full frame 24 Mpx BSI CMOS Exmor R, que, junto al procesador Bionz X, ofrece un rango de sensibilidad alucinante de 100 a 204800 ISO. Sin embargo, solo es a partir de 6400 (para los más puntillosos) o incluso 12.800 ISO que la imagen se vuelve más suave y el ruido está presente. Personalmente encuentro que, desde 51.200 ISO, el resultado es completamente inutilizable, sin ofrecer ningún tipo de detalles.

En cuanto al vídeo, nos pareció bastante decepcionante que el 4K se limite a 25 ips, y el Full HD a 50 ips. Por otra parte, el resultado sigue siendo muy satisfactorio, en particular debido a la estabilización mecánica en 5 ejes, que es muy eficaz. Ya sea en fotografía o en vídeo, la calidad de la imagen sigue siendo excelente, ya sea con poca o mucha luz.

Su conectividad, por otro lado, está bastante bien: dos entradas de micrófono de 3,5 mm y auriculares, doble entrada de tarjeta SD (solo una de los cuales es compatible con tarjetas de memoria UHS-II), un puerto USB-C, un puerto HDMI, un mando a distancia, Bluetooth, WiFi y un chip NFC.

En definitiva, el éxito de este dispositivo está lejos de acabarse. Claramente tiene algo para rivalizar contra las excelentes réflex, con una calidad de imagen excepcional, una interfaz suave y una excelente ergonomía.

 

Nikon Z6: la alternativa de gama alta

Nikon Z6

Ventajas
Ergonomía
Buena calidad de imagen
Numerosas funciones
Autoenfoque silencioso y reactivo
Inconvenientes
No adaptada a principiantes
Autonomía perfectible
Detección de rostros poco eficaz

La Nikon Z6 es un aparato con características similares a las de la gama RF de Canon con su modelo EOR R.

Con un diseño similar al de la Z7, dispone de un formato compacto y ergonómico que facilitan su toma en mano. Sus ocho botones son personalizables, lo que lo convierten en un modelo de uso profesional, o al menos, de los que necesitan algo de conocimiento en la materia. También posee una pantalla táctil inclinable verticalmente que presenta una muy buena reactividad.

Contiene un procesador Expeed 6, así como un sensor 24×36 BSI CMOs de 24,5 Mpx. Su franja de sensibilidad va desde los 100 hasta los 51200 ISO, con un extensión posible de 204 a 800. Hasta 3200 ISO, no se alcanza la calidad de imagen esperada, y los detalles se suavizan. Por otra parte, el ruido electrónico aparece entre 6400 – 12800 ISO.

Aunque sea un poco lenta al arrancar, el autoenfoque es silencioso y reactivo sin importar las condiciones donde se realice la fotografía.

Este modelo contiene numerosas funciones para mejorar su experiencia. El visor facilita la toma de vista, mientras que el seguimiento de imágenes es fiable. Aunque es cierto que otros modelos le superan en este aspecto.

Si la comparamos a su rival de Sony, la detección de rostros no es siempre muy eficaz. Aun así, es una cámara polivalente y conveniente para la naturaleza, una boda o incluso un show.

Su calidad de imagen es menor a la que propone la A7 III, pero sigue siendo competitiva y fiable, incluso en poca luz. La luminosidad está bien equilibrada y los colores naturales se respetan. En cuanto a la autonomía, tampoco consigue superar a su rival, ya que cuenta con 500 imágenes por una carga.

En vídeo, soporta 4K (30 ips) y contiene un sistema de estabilización de cinco ejes.
En cuanto a la conectividad, dispone de un conector de micrófono, un conector de auriculares, un puerto HDMI, un USB-C y conexión Wifi y Bluetooth para la transferencia de imágenes. Sin embargo, solo hay un lugar para la tarjeta XQD, y no hay chip NFC. Por último, es compatible con los objetivos Nikon.

Al final, esta cámara es muy ergonómica. Cuenta con componentes de calidad que favorecen las características puestas a su disposición para mejorar la experiencia fotográfica híbrida. Encontrará su lugar en las manos de un profesional.

 

Menciones honoríficas

Olympus OM-D E-M10 Mark III: es ideal para los principiantes. Entre los modos Auto, bien equilibrado y Advanced Photo, que permite una calibración la mar de sensible sin tener que pasar por el menú, el usuario es guiado por los ajustes. Su app compatible merecería ser más completa, pero la calidad del resultado y la facilidad de toma deberían satisfacer a la gran mayoría de aficionados.

Fujifilm X-T3: este aparato de aspecto vintage incorpora una carcasa tropicalizada que lo convierte en un modelo muy resistente. Tiene un visor muy sensible y una calidad de imagen muy buena. Sin embargo, le falta un estabilizador integrado al sensor, menús un poco más claros y una autonomía un poco más resistente para ser realmente perfecto.

Canon EOS RP: este modelo híbrido 24 x 36 es compacto y ergonómico. Funciona en diferentes medios gracias a sus componentes y cuenta con una pantalla orientable. La imagen es cualitativa y goza de conexión Bluetooth. Sin embargo, aunque su autoenfoque sea eficiente, este puede revelarse algo lento. De hecho, no es ideal para el seguimiento de movimientos y no cuenta con un sistema de estabilización mecánico por defecto. Su autonomía es correcta, pero sin más. Podemos decir que es un modelo que se defiende bastante bien, a pesar de no ser la más rápida del mercado.

 

En conclusión, ¿qué cámara de fotos híbrida elegir?

Si tuviéramos que recomendarle un solo modelo de cámara híbrida, ese sería el Panasonic Lumix GX9. Por una inversión más que razonable, ofrece una muy buen calidad de imagen y numerosas opciones de ajuste. Además, su ergonomía y el modo “Usuario” son dos grandes aliados para los principiantes en fotografía.

La elección más económica es la Sony A6000. Aunque es del 2014, sus prestaciones y características son más que actuales, sobre todo en lo que concierne a la calidad de imagen y la conectividad. Es perfecto para aquellos/as que quieran adentrarse en el mundo de los modelos híbridos, sin arruinarse.

La Sony Alpha 7-III es nuestra apuesta de gama alta. Dada su calidad, el precio es razonable, además, integra casi todo lo que se le puede pedir a una cámara híbrida: caja tropicalizada, auto-enfoque extremadamente reactivo, una calidad de imagen ejemplar tanto en foto como en vídeo, autonomía impresionante y una ergonomía agradable.

Mejor barataMejor gama mediaMejor gama alta
Sony A6000Panasonic Lumix GX9Sony Alpha A7 III
Sony A6000Panasonic Lumix GX9Sony Alpha A7 III
Aunque sea del 2014, está perfectamente al día gracias a su calidad de imagen y su conectividad. Su precio es más que atractivo.Este modelo presenta una gran compatibilidad de objetivos y la calidad de imagen es fantástica, sobre todo a nivel de detalles.Este modelo sintetiza todo lo que esperamos de un modelo de gama alta: rapidez, autoenfoque, gran autonomía, calidad de imagen, etc.
EUR 425,00EUR 615,00EUR 1.961,00
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

Sobre el Autor

Ramsés El Hajje

Ramsés ha realizado sus estudios universitarios en Lenguas Modernas en Canarias, Rabat y Grenoble, especialización en francofonía. Apasionado de la poesía y los viajes, actualmente es el Responsable de Internacionalización & Traducción en Selectos.

Deja un comentario

>