El Mejor Monitor PC Gamer

Actualizado el 3 de agosto 2020

En el mundo de los monitores gaming no es nada fácil dar con el Santo Grial. Tras una larga investigación, hemos determinado que el mejor modelo del momento es el Samsung C27HG70. Las innumerables horas de comparación y búsqueda nos han servido para darnos cuenta de sus grandes cualidades. Además, vela por la comodidad gracias a su excelente ergonomía y es perfecto tanto para jugadores experimentados como principiantes en la materia.

¿Por qué Selectos?

10 Expertos
600 Comparativos
0 Publicidad
100% Imparcial

 

Nuestra Elección, Mejor de gama media

Samsung C27HG70

Sumérjase más profundamente en todos sus juegos con esta pantalla curva precisa y sensible. Gracias al HDR, el realismo es aún más intenso y la sensación de inmersión mucho más presente.

Ya sea de 27 o 32”, Samsung nos propone una excelente pantalla que combina una visualización muy elevada con una ergonomía y reactividad de gran nivel. Presenta una VA QHD curvada (1800R) y la iluminación está garantizada por la tecnología QLED. Con este conjunto, los colores son fieles a la realidad (delta E 2,1), los grises son precisos (gamma a 2,3) y el contraste es de alto nivel (3000:1).

 

Mejor barata

AOC 27G2U

Esta pantalla representa lo mejor de esta gama de precios. Combina una muy buena adaptabilidad con una calibración bastante correcta para ofrecerle numerosas ventajas, y todo con total fluidez.

El AOC 27G2U combina todo lo que se puede buscar en un monitor gamer, para un presupuesto reducido. Este modelo marca todas las casillas de nuestra guía de compras ofreciendo una calibración eficaz sin descuidar la ergonomía y la fluidez gracias a su alta tasa de refresco. Además, cuenta con una conexión bien provista que permite conectarlo a un buen número de dispositivos.

 

Mejor de gama alta

Samsung CHG90

Este modelo curvo de gran diseño ofrece una verdadera experiencia de inmersión con su pantalla sobredimensionada. Además, ofrece una calibración cuidadosa y una fluidez perfecta.

¿Una pantalla de 27” o 32” le parece pequeña y trabaja el multitasking? Entonces esta inmensa pantalla de 49” de excelente reactividad y prestaciones de gran nivel le encantará. Con un diseño de gran formato, puede reemplazar eficazmente un dúo de 27” sin sacrificar la calidad. Presenta un diseño muy cuidado, pero pesa alrededor de 15 kg, por lo que deberá contar con un escritorio a su altura.

 

Alternativa barata

ViewSonic XG2402

Es la pantalla perfecta para jugar en Full HD y framerates muy altos sin tener que vender un riñón. Además, podrá adaptarlo a su posición para disfrutar de una mayor comodidad.

Este monitor se orienta hacia la reactividad ofreciendo una alta frecuencia de refresco y un tiempo de respuesta minimizado. No sacrifica la calidad de la pantalla con un renderizado fiel, pero todavía hay que lidiar con una resolución reducida a Full HD y una pantalla de solamente 24″. Desde el punto de vista de la velocidad de ejecución y de la fluidez, esta pantalla se sitúa entre las mejores con una frecuencia de 144 Hz y una respuesta de 1 ms.

 

Alternativa de gama media

BenQ Zowie XL2546

Si miramos los resultados de los últimos test, puede ser interesante tener en cuenta este modelo que apuesta ante todo por su fluidez. Perfecto para no perderse nada de lo que pase en la pantalla.

Este modelo, que retoma la antorcha del muy bueno XL2540, ofrece una calidad de visualización agradable y una fluidez fuera de los estándares gracias a su alta frecuencia de refresco. La calibración no es ideal, pero algunos ajustes permiten enderezar rápidamente este parámetro para obtener unos resultados más que correctos.

 

Alternativa de gama alta

Asus ROG Swift PG279Q

Esta pantalla es fiel a los estándares de la marca al presentar una excelente calidad global, favorecida por una calibración exitosa y una fluidez a toda prueba siempre que cuente con el material adecuado.

Este modelo gamer es un condensado de lo “mejorcito” en el mundo de las pantallas para PC 4K. Un HDR eficaz, una tasa de refresco elevada y resolución 4K. ¿Qué más se le puede pedir? Posee una IPS Full LED de 27” y sin usar plenamente sus capacidades de resolución, ya permite obtener un magnífico resultado. Asimismo, su panel WQHD 2560 x 1440 ofrece cuatro veces la resolución de 720p y 109 píxeles por pulgada.

 

Nuestra selección

Nuestra Elección, Mejor de gama mediaMejor baratoMejor de gama mediaAlternativa barataAlternativa de gama mediaAlternativa de gama alta
Samsung C27HG70AOC 27G2USamsung CHG90ViewSonic XG2402BenQ Zowie XL2546Asus ROG Swift PG279Q
Samsung C27HG70AOC 27G2USamsung CHG90ViewSonic XG2402BenQ Zowie XL2546Asus ROG Swift PG279Q
Sumérjase más profundamente en todos sus juegos con esta pantalla curva precisa y sensible. Gracias al HDR, el realismo es aún más intenso y la sensación de inmersión mucho más presente.Esta pantalla representa lo mejor de esta gama de precios. Combina una muy buena adaptabilidad con una calibración bastante correcta para ofrecerle numerosas ventajas, y todo con total fluidez.Este modelo curvo de gran diseño ofrece una verdadera experiencia de inmersión con su pantalla sobredimensionada. Además, ofrece una calibración cuidadosa y una fluidez perfecta.Es la pantalla perfecta para jugar en Full HD y framerates muy altos sin tener que vender un riñón. Además, podrá adaptarlo a su posición para disfrutar de una mayor comodidad.Si miramos los resultados de los últimos test, puede ser interesante tener en cuenta este modelo que apuesta ante todo por su fluidez. Perfecto para no perderse nada de lo que pase en la pantalla.Fiel a los estándares de la marca, presenta una excelente calidad global que se ve favorecida por una correcta calibración y una excelente fluidez, siempre que cuente con el material adecuado.
459 € en PhoneHouse
211,65 € El Corte Inglés
525 € en PhoneHouse
729,00 € El Corte Inglés

 

Índice

 

¿Por qué confiar en nosotros?

El equipo de redacción de Selectos dedica miles de horas en sus búsquedas con el fin de analizar y comparar productos, para escoger aquellos que ofrecen la mejor relación calidad/precio.

No tenemos artículos patrocinados. A veces recibimos comisiones cuando compra un producto desde nuestros enlaces, lo que nos permite financiar nuestro trabajo. Y por supuesto, somos totalmente imparciales. Para saber más.

 

¿Cómo hemos hecho la selección?

Comprar un buen monitor gaming no es algo que se debe tomar muy a la ligera, pues una gran cantidad de elementos influyen en la experiencia de juego. Además, es tal el número de modelos y características diferentes, que la búsqueda se vuelve más complicada.

Para ayudarle a orientarse mejor, he aquí una lista con los criterios más importantes:

  • La pantalla: es el elemento central de la visualización. Está disponible en diferentes tallas y existen de 3 tipos: la TN (orientada a la reactividad), la IPS (calidad de imagen) y por último, la VA (equilibrio entre reactividad y calidad de imagen).
  • La resolución: representa el número de píxeles de una pantalla (horizontal x vertical). La resolución más común es el Full HD (1920 x 1080), pero si le gustan los videojuegos, una resolución más alto podría ser un plus para sus partidas. Si la resolución es 4K, se recomienda como mínimo una pantalla de 27”. Actualmente, la mejor opción es el QuadHD (2560 x 1440 px).
  • La calibración: se trata del ajuste definido por el fabricante o el usuario. Influye sobre la colorimetría (delta E máximo: 3) y la temperatura de los colores (referencia a 6500K). La mayoría de los usuarios se contentan con los ajustes de fábrica, aunque un profesional podría optimizar al máximo el resultado final.
  • El HDR: al contrario que el SDR, la luminosidad máxima se triplica. Esto es posible gracias a los numerosos niveles de intensidad luminosa en una misma imagen. Esta tecnología aporta mayor profundidad a la pantalla creando un resultado más realista. Blancos más luminosos y negros más profundos.
  • Los tiempos de respuesta: afecta al tiempo que transcurre entre la señal y el visualizado en la pantalla. Las mejores TN cuentan con una reactividad de 1 milisegundo, aunque raramente lo consiguen. Lo mejor (sobre todo en gaming) es optar por aquellos modelos con un resultado menor a los 5 milisegundos.
  • La frecuencia de refresco y remanencia: esto indica el número de imágenes por segundo que es capaz de mostrar. Cuanto mayor sea este número, más fluido será. En cuanto al tiempo de remanencia, este designa el tiempo transcurrido entre la imagen y su desaparición de la pantalla. Un valor muy elevado podría ocasionar el efecto “ghosting”.
  • La ergonomía: es muy importante asegurar el confort. El pie (o base) debe contar con el mayor número de ajustes posibles, lo que permitirá encontrar la mejor posición para no sufrir ningún tipo de malestar (como tortícolis) o impedimento contra la correcta visualización (reflejos, por ejemplo).
  • La conectividad: debe ser lo más completa posible. Actualmente, es esencial disponer contar con HDMI, DisplayPorts y USB. En el caso de las pantallas 4K, las últimas normas son bastante rigurosas, ya que la cantidad de datos transportados es importante, especialmente con altas frecuencias de actualización.
  • La compatibilidad: algunas pantallas solo pueden configurarse mediante una determinada aplicación, por ello, es necesario comprobar que su equipo tenga acceso a dicho programa para evitar cualquier tipo de problema de funcionamiento.

Después de haber consultado numerosos test, analizado las fichas técnicas de cada producto y consultar la opinión y crítica de usuarios y expertos, hemos podido concluir nuestra selección con las 6 mejores pantallas gaming del momento.

 

Nuestra Elección: Samsung CHG70

Samsung C27HG70

Nuestra Elección, Mejor de gama media

Samsung C27HG70

Sumérjase más profundamente en todos sus juegos con esta pantalla curva precisa y sensible. Gracias al HDR, el realismo es aún más intenso y la sensación de inmersión mucho más presente.

Ya sea de 27 o 32”, Samsung nos propone una excelente pantalla que combina una visualización muy elevada con una ergonomía y reactividad de gran nivel.

Presenta una VA QHD curvada (1800R) y la iluminación está garantizada por la tecnología QLED. Con este conjunto, los colores son fieles a la realidad (delta E 2,1), los grises son precisos (gamma a 2,3) y el contraste es de alto nivel (3000:1).

También destaca su HDR, que ofrece unos resultados más realistas, incluso si la luminosidad máxima parece limitarse a unos 600 nits (aproximadamente) en este modo (mientras el máximo en SDR es de 956 nits).

Samsung, fiel a su estilo, nos muestra cómo es posible contrarrestar los inconvenientes de la VA. De hecho, donde la mayoría de las pantallas de este tipo tiende a ofrecer un tiempo de respuesta de entre 4 y 5 ms, la CHG70 se sitúa en 1 ms. Un resultado digno de las mejores pantallas TN, reputadas por su reactividad. Asimismo, su tasa de refresco es de 144 Hz, lo que mejora aún más la fluidez global.

Con todos estos puntos positivos, probablemente querrá pasar horas y horas sentado/a frente a la pantalla… y es aquí donde vemos la gran importancia del confort. Con esta pantalla, le es posible ajustar el pie tanto en altura, como en inclinación.

Desde el punto de vista de la conectividad, presenta un equipamiento estándar: 1 DisplayPort, 2 HDMI (2.0), 2 USB 3.0 (compatibles con carga rápida), y 1 entrada/salido de micro.

Al final, si solo tuviéramos que recomendarle una pantalla, sería esta. Un modelo totalmente polivalente y con una excelente relación calidad/precio.

 

El mejor monitor PC gamer barato: AOC 27G2U

AOC 27G2U

Mejor barata

AOC 27G2U

Esta pantalla representa lo mejor de esta gama de precios. Combina una muy buena adaptabilidad con una calibración bastante correcta para ofrecerle numerosas ventajas, y todo con total fluidez.

El AOC 27G2U combina todo lo que se puede buscar en un monitor gamer, para un presupuesto reducido. Este modelo marca todas las casillas de nuestra guía de compras ofreciendo una calibración eficaz sin descuidar la ergonomía y la fluidez gracias a su alta tasa de refresco. Además, cuenta con una conexión bien provista que permite conectarlo a un buen número de dispositivos.

Presenta una IPS FHD de 27″. Su colorimetría es muy buena con un delta E a 2,4, gamma a 2 y una temperatura de color muy próxima a nuestro valor de referencia. Asimismo, el contraste es bastante bueno para IPS con un valor de 1250:1.

La fluidez tampoco se ha visto descuidada, pues presenta una frecuencia de refresco de 144 Hz. La reactividad es igualmente interesante con un tiempo de respuesta de apenas 1 ms. Además, es compatible con G-Sync y FreeSync.

En lo que al diseño se refiere, no le será difícil integrarlo en su setup gracias a su diseño sobrio y discreto con sutiles adornos en rojo. Se puede ajustar en 3 niveles: altura (13 cm), inclinación (de – 3.5° a + 21.5°) y rotación sobre la base (+/- 30°). Además, ofrece la posibilidad de colocarlo en posición vertical.

Los ajustes no pueden realizarse a través de un sistema de botones. Acoplado a un OSD un poco anticuado, son muy poco funcionales. ¡Menos mal que no es necesario cambiar los ajustes todos los días!

La conexión, finalmente, es bastante clásica, pero sorprende por el número de puertos. Podemos encontrar: 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 VGA, una entrada y salida jack 3.5, ¡y hasta 4 puertos USB 3.0! Asimismo, es compatible con los soportes VESA 100 100.

Para acabar, cuenta además con un paso de cable bastante estrecho integrado en la base. Este le permitirá guardar y colocar de forma más ordenada los cables.

 

El mejor monitor PC gamer de gama alta: Samsung CHG90 

Samsung CHG90

Mejor de gama alta

Samsung CHG90

Este modelo curvo de gran diseño ofrece una verdadera experiencia de inmersión con su pantalla sobredimensionada. Además, ofrece una calibración cuidadosa y una fluidez perfecta.

¿Una pantalla de 27” o 32” le parece pequeña y trabaja el multitasking? Entonces esta Samsung le encantará. Con una visualización de (muy) gran formato, puede reemplazar eficazmente un dúo de 27” sin sacrificar la calidad.

Esta inmensa pantalla de 49” cuenta con una excelente reactividad y prestaciones de gran nivel. Presenta un diseño muy cuidado, pero pesa alrededor de 15 kg, por lo que deberá contar con un escritorio a su altura.

Inspirado en su modelo de gama media, Samsung vuelve a optar por una pantalla VA QLED curvada (1080R), pero esta vez con una resolución Full HD 32:9. Los colores se muestran fieles y el resultado final habla por sí mismo: un delta E de 2,1, gammas a 2,3 y una temperatura próxima al valor ideal.

El elevado contraste (3000 :1) se beneficia del HDR, pero la luminosidad es un poco débil (300 nits). En consecuencia, el resultado no es perfecto.

Un tiempo de respuesta inferior a 1 ms y una tasa de refresco de 144 Hz permiten una fluidez ejemplar. Su polivalencia es claramente uno de sus puntos fuertes, pues no solo destaca en productividad, sino también en gaming. Asimismo, la presencia del FreeSync de AMD le añade una optimización material.

A este precio, es un poco decepcionante que no cuente con altavoces integrados, sobre todo porque la mayoría de los modelos cuentan con ellos.

En cuanto a la conectividad, también presenta unos números discretos: 1 DisplayPort, 1 mini DisplayPort, 2 USB 3.0, 2 HDMI y 1 puerto de entrada/salida de audio.

Samsung también ha decidido evitar el uso del PWM para proteger sus ojos. Esto reduce el efecto brillo de la pantalla. Por último, y al igual que la CHG70, su pie (base) es completamente ajustable.

Al final, esta panorámica pantalla propone a todos los usuarios una experiencia inmersiva y fluida. Sin duda es un modelo polivalente abierto a todas las posibilidades.

 

Una alternativa barata: ViewSonic XG2402

ViewSonic XG2402

Alternativa barata

ViewSonic XG2402

Es la pantalla perfecta para jugar en Full HD y framerates muy altos sin tener que vender un riñón. Además, podrá adaptarlo a su posición para disfrutar de una mayor comodidad.

Este monitor se orienta hacia la reactividad ofreciendo una alta frecuencia de refresco y un tiempo de respuesta minimizado. No sacrifica la calidad de la pantalla con un renderizado fiel, pero todavía hay que lidiar con una resolución reducida a Full HD y una pantalla de solamente 24″.

En primer lugar, es una pantalla de tipo TN. La calibración se realiza bastante bien con un delta E de 2,13, una curva de gamma a 2,14 y temperaturas cercanas al valor de referencia. Sin embargo, se observa una falta de luminosidad (solo 350 nits) y un contraste perfectible (1000:1) que afectan negativamente al rendimiento en ambientes con poca luz.

Desde el punto de vista de la velocidad de ejecución y de la fluidez, esta pantalla se sitúa entre las mejores con una frecuencia de 144 Hz y una respuesta de 1 ms. Sin duda cautivará a los amantes de los FPS competitivos. La resolución reducida permite incluso a las configuraciones más débiles alcanzar resultados altos en términos de imágenes por segundo.

Para poder disfrutar de ella sin esfuerzo, el pie es totalmente ajustable. Esto permite una modificación de la altura y la inclinación. Asimismo, la navegación por los menús está garantizada por un conjunto de 5 botones físicos (aunque poco intuitivos a la hora de utilizarlos). Tendrá que ser paciente para sacar el máximo partido, pero en gaming merece la pena.

La conexión es bastante extensa con 1 DisplayPort (1.2), 2 HDMI (1.4), 2 USB 3.0, 1 jack 3.5 y el acceso al FreeSync de AMD. Este último le permite sincronizar la frecuencia de visualización de su tarjeta gráfica con la utilizada por la pantalla para evitar cualquier cambio.

Al final, si es un/a amante de los shooters y no quiere perderse ningún ápice de acción, opte por este modelo. Si prefiere la calidad de la pantalla, eche un vistazo a nuestra alternativa.

 

Una alternativa de gama media: BenQ Zowie XL2546

BenQ Zowie XL2546

Alternativa de gama media

BenQ Zowie XL2546

Si miramos los resultados de los últimos test, puede ser interesante tener en cuenta este modelo que apuesta ante todo por su fluidez. Perfecto para no perderse nada de lo que pase en la pantalla.

Este modelo, que retoma la antorcha del muy bueno XL2540, ofrece una calidad de visualización agradable y una fluidez fuera de los estándares gracias a su alta frecuencia de refresco. La calibración no es ideal, pero algunos ajustes permiten enderezar rápidamente este parámetro para obtener unos resultados más que correctos.

El XL2546 se equipa con una pantalla TN 24,5″ FHD. Aunque la calidad de la pantalla es satisfactoria, tendrá que lidiar con una calibración muy mala. En efecto, las cifras hablan por sí solas: ¡gamma a 1,7, temperatura a 7620K y delta E a 9,6! Además, no se recomienda el modo FPS1 si desea una buena fidelidad de imagen.

Afortunadamente, un breve paso por los parámetros nos permite reequilibrar el conjunto con bastante facilidad gracias a los botones integrados o al mando a distancia, aún más conveniente.

Aun así, es una pena, ya que el resto de los datos son muy buenos con una frecuencia de 240 Hz y un tiempo de respuesta de 1 ms. La marca apuesta por el refresco puro, lo que permite una gran libertad a nivel de la GPU. También se encuentra la tecnología DyAC, propia de BenQ, que inserta imágenes negras para jugar con la persistencia retinal y, por tanto, mejorar la nitidez de las imágenes en movimiento.

El diseño apuesta por la sobriedad con ligeros toques en rojo. Se orienta claramente hacia los gamers de competición mediante la integración de pantallas laterales para minimizar el riesgo de distracción. En este sentido, se dota también de una funda de transporte de PVC.

La ergonomía se cuida con una losa mate, poco propensa a los reflejos, y numerosos ajustes disponibles: altura (14 cm), inclinación (- 5° a + 20° ), rotación sobre pie (+/- 45°) y mismo modo retrato. Asimismo, otras pequeñas adiciones completan esta atractiva tabla: una guía para marcar tu altura favorita y un brazo retráctil te permite colocar tus auriculares.

Por último, la conexión es bastante estándar y se coloca bajo la pantalla. Posee un DisplayPort, 2 HDMI, 1 DVI, 2 USB 2.0 y 3 puertos jack 3.5 (2 de entrada y 1 de salida).

 

Una alternativa de gama alta: Asus ROG PG279Q

Asus ROG Swift PG279Q

Alternativa de gama alta

Asus ROG Swift PG279Q

Esta pantalla es fiel a los estándares de la marca al presentar una excelente calidad global, favorecida por una calibración exitosa y una fluidez a toda prueba siempre que cuente con el material adecuado.

Este modelo gamer es un condensado de lo “mejorcito” en el mundo de las pantallas para PC 4K. Un HDR eficaz, una tasa de refresco elevada y resolución 4K. ¿Qué más se le puede pedir?

Posee una IPS Full LED de 27” y sin usar plenamente sus capacidades de resolución, ya permite obtener un magnífico resultado. Asimismo, su panel WQHD 2560 x 1440 ofrece cuatro veces la resolución de 720p y 109 píxeles por pulgada.

Esta constatación se ve reforzada por la cuidadosa calibración en la que cada factor se acerca mucho a los valores de referencia. Sin embargo, nos ha decepcionado el contraste (990:1), limitado por el IPS.

La tecnología de iluminación tiene 384 zonas independientes. Esto permite una mejor gestión de los picos luminosos y una luminosidad máxima mucho más elevada (1119 nits) para aprovechar al máximo el HDR. Este sistema no está exento de defectos y los efectos de blooming podrían ser visibles (fugas de luz). Además, cuenta con un sistema de refrigeración de baja velocidad un tanto ruidoso.

Aunque no interese demasiado a los gamers, las gamas cubiertas no son muy numerosas y se limitan al 99% del sRGB y al 97% del DCI-P3. El tiempo de respuesta, aunque no es récord, sigue siendo muy bueno para una IPS (4 ms).

Por el contrario, si quiere una alta frecuencia de refresco, no se preocupe, pues la PG27UQ puede alcanzar un valor de 144 Hz, es decir ¡144 i/s! Es como si ya estuviera preparada para el futuro, a diferencia de los procesadores gráficos actuales que no logran alcanzar estos valores.

Al igual que la pantalla, la ergonomía también ha sido bien estudiada con un soporte totalmente ajustable y una OSD accesible a través de un joystick.

El diseño es de todo menos discreto: un chasis marcado por el logotipo de la marca (en LED), ya sea en la parte trasera o a través del proyector integrado, y una representación masiva son las marcas de identidad de la marca

La conexión está asegurada por un DisplayPort 1.2, un HDMI 1.4, dos USB 3.0, y un jack 3.5. A nivel de software, el modo Game+ permite mostrar, a elección, un cronómetro, las imágenes por segundo o un visor en la pantalla.

Visto todo esto, solo esperamos que el fabricante juegue bien sus cartas en el futuro para poder disfrutar de esta pequeña joya de gran potencial.

 

Menciones honorables

Asus TUF VG27AQ (499,00 € en el momento de la publicación): primo de nuestra alternativa de gama alta, tiene muy buenas cualidades. A diferencia del PG279Q, se orienta más a los tiempos de respuesta que al diseño en sí. Muestra una frecuencia de 165 Hz y un tiempo de respuesta de 1 ms. Sin embargo, la calibración podría mejorarse, motivo por el que se ha quedado fuera de la selección final.

Asus ROG Swift PG27UQ (1366,10 € en el momento de la publicación): esta pantalla gamer es un combinado de varias y muy buenas características. Mirando hacia el futuro, actúa como un OVNI que combina eficazmente HDR, una alta frecuencia de refresco (hasta 144 Hz) y resolución 4K. Sin embargo, será necesario acompañarlo de una configuración muy avanzada (y cara…) para llevarlo al máximo nivel.

 

Fuentes

  1. Selectos, Le Meilleur Écran PC Gamer, 31 de julio 2020.

​​​​​​​​​​​​​​​​Llegado desde las Islas Canarias, Ramsés ha realizado sus estudios en Lenguas Modernas y Francofonía en varias instituciones, la Universidad de La Laguna (España), la Mohammed V de Rabat (Marruecos) y la Université Grenoble Alpes (Francia). Actualmente instalado en la capital europea, es el traductor y responsable de la versión española de la web.


guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments